Lo más visto

Más de Opinión

Anhelada reconciliación y últimos enfrentamientos

El domingo 15 de enero de 2017 fue inaugurada la Plaza de la Reconciliación. Una plaza donde sobresalen dos esculturas que representan símbolos muy anhelados por la ciudadanía. Anhelados puesto que están muy alejados de la realidad salvadoreña.
Enlace copiado
Anhelada reconciliación y últimos enfrentamientos

Anhelada reconciliación y últimos enfrentamientos

Anhelada reconciliación y últimos enfrentamientos

Anhelada reconciliación y últimos enfrentamientos

Enlace copiado
Según el MOP, la escultura con un militar y una exguerrillera caminando, desarmados y abrazados, soltando palomas, simboliza paz, serenidad y alegría. La escultura “topless”, con sus abultados pechos, representa a la Madre Patria (la ciudadanía), y simboliza el no volver a fracturar la patria, indicando que el camino a recorrer en el futuro es la paz.

Veinticinco años después de la firma del acuerdo final de paz, firmado en Chapultepec, el país necesita reconciliarse. Una reconciliación complicada considerando la clase política del país.

La ciudadanía está representada por partidos políticos en permanente conflicto, que pretenden tener la razón y que son incapaces de asumir responsabilidades. Continúan los desacuerdos y las históricas recriminaciones entre oponentes para justificar pobres resultados. Privando a los salvadoreños de paz y serenidad. Los partidos políticos del país sumen a la mayoría de la población en una situación de profundo desconcierto. En lugar de alegría, la ciudadanía, impotente, vive con miedo y desilusión.

La escultura a la Madre Patria, con un diseño original que circula en las redes sociales que encarnaba protección, calma y confianza, resultó personificando más bien a la clase política del país: una clase política enfadada, dominante y desconfiada.

Hoy en día, la patria sigue fracturada. Se terminó la guerra civil, pero la reemplazó una guerra social. Y el camino hacia el futuro se asemeja más a un callejón oscuro sin salida.

Si queremos reconciliación, necesitamos ser representados por partidos políticos desprovistos de tradiciones clientelares y capaces de unir a la sociedad civil en un proyecto en beneficio del bien común. Un proyecto donde prevalezcan los valores de integridad, justicia, libertad, equidad y solidaridad en la sociedad. Un proyecto que priorice políticas públicas que le apuesten a una educación pública de primer mundo, a acuerdos sectoriales para el desarrollo y a mejorar las condiciones de vida de las comunidades más pobres y vulnerables.

Necesitamos nuevos representantes porque los actuales no han logrado el camino de la reconciliación y del desarrollo inclusivo del país.

Los últimos enfrentamientos entre los partidos políticos con relación al Presupuesto General de la Nación 2017 y al salario mínimo son solo ejemplos recientes del continuo e improductivo conflicto.

Salario mínimo: en vez de fastidiosos enfrentamientos, ¿por qué no analizar las cadenas de producción de algunos sectores? Si la mayoría de los ingresos de un sector van a un eslabón de una determinada cadena de producción, dejando insuficientes ingresos a los otros eslabones, la recomendación es llegar a entendimientos para reducir esa brecha. Al distribuir de manera más equitativa los ingresos entre trabajadores, productores, intermediarios, ingenios, beneficiadores, exportadores, etcétera, se puede volver posible remunerar dignamente a los trabajadores.

Presupuesto 2017: sigue siendo un presupuesto desfinanciado, parecido a los anteriores, que no invierte más en educación o en salud, que no revisa rubros que no son necesarios, que no toma en cuenta acuerdos nacionales para el desarrollo del país (porque no existen), que no representa un instrumento de política fiscal capaz de cambiar al país y transformar su entorno.

Sin entendimientos, verdaderos cambios estructurales y reales acuerdos, la reconciliación nacional y la construcción de un país esperanzador son fantasías.

Ojalá nos organicemos pronto para transformar esas fantasías en realidades.

Tags:

  • reconciliacion
  • acuerdos de paz
  • presupuesto
  • ciudadania
  • equidad
  • salario minimo

Lee también

Comentarios