Lo más visto

Más de Opinión

Año nuevo, vida nueva

Enlace copiado
Nery de Zaldaña

Nery de Zaldaña

Enlace copiado

Realmente es un eslogan, pero es imperativo para todos, pues de otra manera nos hundimos, nos acabamos infructuosamente y perdemos el rumbo de la sencillez y complejidad del arte de vivir... Hace un año, talvez derrumbados por la pobreza, el desempleo, los desengaños, las deudas, las enfermedades, etcétera; después de llorar amargamente, como un semidesplumado y chamuscado Ave Fénix, cruzando las patas de debilidad, de susto y de desencanto, casi a la fuerza, a contragolpe nos erguimos, nos secamos las lágrimas, nos apretamos el plexo solar que dolía de hambre, y aunque fuera como espectros continuamos viviendo, proyectando ¡a fuerza! el deseo vehemente de salir adelante y decidimos participar en la vida, pues no había de otra.

¡Parece que olvidamos lo mucho que valemos y pesamos como personas, pues adentro de esta materia se anida el Poder Superior, el que sí puede, el que impele, acuerpa, acompaña y realiza; y empalmados con Él nadie nos puede detener ni estorbar! ¡Y pobrecitos los "poderosos" y los "fuertes", que creen que los pobres y débiles somos nosotros!

Y aquí vamos: otro año se ha ido para jamás volver, nomás rubricó la experiencia, englobó buenas, mediocres y malas; talvez sufrimos desprecios, traiciones y humillaciones; quizás fuimos los villanos y pusimos nuestra cochina bota sobre el cuello del débil; a veces damos y a veces recibimos, no siempre somos buenos ni siempre somos malos, somos imperfectos; pero como es fuerza continuar viviendo para evolucionar a través de los sufrimientos, el perdón, el amor y el servicio, seguimos nuestro horizonte, que en esta coyuntura está en 2020. Si lo que padecimos fue producto de nuestras obras, bien merecido lo tuvimos, y si fuimos castigados, gracias a Dios y a la vida por haber quedado a escuadra con eso (ya vendrá el consuelo y la reivindicación); pero si padecimos injustamente, y somos personas acompañadas de aquel Poder Superior antes mencionado, no queda más que llorar y elevar a Él nuestra causa, y sentarnos en la mejor butaca de la vida para ver los desenlaces que Él hace.

Si en 2019 no vimos la nuestra, si todo salió al revés, debemos autoevaluarnos y encontrar nuestras debilidades. ¡Y al toro bravo, los cuernos; que nadie nos asuste con el petate del muerto; y sobre el muerto, las coronas!... Ya basta de conmiserarnos y decirnos "ni valgo, ni puedo nada, todo me sale mal, solo otros triunfan"... ¡Claro que podemos, mesuradamente, correctamente, honradamente, sin atropellar a otros ni arrebatar, con mucho trabajo, ofreciendo los frutos de nuestro trabajo, cuidando que no nos arrebaten nuestros laureles y saluden con sombrero ajeno... Hacer equipo con nuestro Ser Superior demandará mucho tacto, sabiduría, oportunidad, hablar cuando sea necesario y callar la mayoría de las veces; pero tener siempre un sueño alto y bonito por el cual luchar. Los fines de año e inicio del nuevo son propicios para formularnos propósitos, por ejemplo: esta bebedera de guaro la voy a parar, estos endeudamientos los reduciré, esta relación perniciosa la cortaré, esta manera de responder la voy a moderar, completaré mi carrera, voy a ahorrar aunque sea un poquito, voy a ponerme a cuentas con el Señor, etcétera. Si así pensamos y decidimos, nomás pidamos acompañamiento de Aquel que todo lo puede, para que nos fortalezca y nos apadrine en tan nobles propósitos. ¡Muchas bendiciones en 2020!

Tags:

  • eslogan
  • propósitos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines