Ante todo la educación

Recientemente, Norman Quijano dio a conocer los cinco pilares que sustentarán su Plan de Gobierno en caso de ser electo presidente.
Enlace copiado
Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Ante todo la educación

Enlace copiado
Asimismo destacó la falta de educación como “una gran enfermedad” cuyos síntomas se conjugan en la coyuntura que actualmente enfrenta el país. Muchos coincidirán en que el tema educativo es uno de los más discurridos en las disertaciones políticas. Y a pesar de que los proyectos puestos en marcha a favor no han producido los frutos esperados, se continuará acarreando en la retórica habitual como la prioridad que es, con la obstinada esperanza de que los nuevos compromisos asumidos desemboquen en soluciones palpables.

Harri Skog, secretario de Educación en Finlandia, declaró recientemente que “la educación es la llave para el desarrollo de un país”. Es por eso que consecuente a esta convicción Finlandia invierte un 12% del presupuesto del Estado y de las alcaldías al desarrollo y mantenimiento de su modelo educativo, que prevalece como un referente a escala mundial. El periódico digital ABC de España publicó que “los niños finlandeses de hoy estarán mañana entre los profesionales más preparados del mundo”.

En Finlandia se considera un “honor nacional ser maestro de Primaria”. A raíz de exhaustivos estudios, los finlandeses han comprendido que los primeros años de formación son los más críticos ya que es cuando se edifican las estructuras mentales que servirán de base al aprendizaje de toda una vida. La carrera del maestro representa un reto tremendo para los postulantes ya que el Estado se asegura de que las personas encargadas de preparar a las futuras generaciones sean las mejor capacitadas, las más competentes y las más integrales: “Los finlandeses consideran que el tesoro de la nación son sus niños y los ponen en manos de los mejores profesionales del país”. Las pruebas para poder ejercer como profesor de primaria son las “más duras de todo el país”. Induce a la reflexión el valor que se le atribuye a esta profesión que permanece tan infravalorada en la gran mayoría de países latinoamericanos, y a cuestionarnos si no es acaso esta percepción pueril la que contribuye a los problemas que coartan el progreso en la educación.

Adicionalmente cabe destacar que el modelo finlandés no se reduce netamente al aspecto académico, pues incorpora a la familia, la escuela y los recursos socioculturales como tres pilares proporcionalmente fundamentales. En línea a esta visión, la cultura en el país promueve proactivamente la conciliación entre el trabajo y la familia, de modo que los padres puedan tener una participación activa y directa en la formación y el desarrollo de sus hijos. El involucramiento de los padres es considerado esencial ya que “son los primeros responsables de la educación de sus hijos, por delante de la escuela y complementan el esfuerzo que se hace en el colegio”.

Si es verdad que la situación económica, las costumbres sociales y las diferencias culturales son abismalmente diferentes a las de nuestro país, no debería serlo el firme compromiso por desarrollar e impulsar un modelo educativo con una verdadera incidencia social y económica. Es inútil trazar proyectos a largo plazo en cualquier rubro si no se invierten recursos y arduos esfuerzos en formar a los futuros profesionales. Es imprescindible que el país se sobreponga renovado y fuerte de “la grave enfermedad” que representa la falta de educación.

Lee también

Comentarios

Newsletter