Antena parabólicaLa misión de ser libres

El ser humano nació para ser libre, en el sentido pleno y realista del término. Pero tal condición posibilitante no es un efecto automático de la naturaleza humana, porque la libertad hay que irla construyendo, tanto interna como externamente, desde el comienzo de la vida y a lo largo de la misma.
Enlace copiado
Enlace copiado
En tal recorrido constructivo la educación tiene un rol determinante; y desde luego esto no se reduce a la formación en las aulas sino que arranca en el ámbito familiar y se expande a los distintos espacios sociales. Aunque la enseñanza y el ejemplo son fundamentales, la tarea de ser libres es eso: una tarea, que cada quien debe asumir como propia, irrenunciable e independiente. En tal sentido, los distintos entornos que rodean a cada persona desde el inicio de su existencia tienen que propiciar el desarrollo de una libertad que sea verdaderamente tal. En el orden familiar, tan dañino puede resultar el abandono como la sobreprotección, porque ambos tienden a distorsionar los movimientos de la conducta. De lo que se trata, en esencia, es de posibilitar en cada individuo y en cada conciencia los ejercicios del autocontrol y de la autorrealización. La libertad, entonces, se convierte en la herramienta virtuosa del destino. Y si Dios nos creó para ser libres honremos su voluntad haciendo nuestro trabajo sin estar esperando que Él nos lo haga.

Tags:

  • ser humano
  • libre
  • dios
  • sobreproteccion

Lee también

Comentarios

Newsletter