Antítesis –y tesis– del sistema educativo... (Parte II)

Lo tratado en la columna anterior no es excusa para quedarnos con los brazos cruzados; y si bien no tenemos que ir a Finlandia para ver funcionando una escuela exitosa (presentamos el caso de los colegios bilingües), también funcionan muy bien el Centro Escolar Católico Alberto Masferrer de Santa Tecla, dirigido por Rufina Llenin, y otras experiencias públicas que sin lugar a dudas hacen educación de modo efectivo.
Enlace copiado
Antítesis –y tesis– del sistema educativo...  (Parte II)

Antítesis –y tesis– del sistema educativo... (Parte II)

Antítesis –y tesis– del sistema educativo...  (Parte II)

Antítesis –y tesis– del sistema educativo... (Parte II)

Enlace copiado
La pregunta real es ¿qué podemos hacer? con serias limitaciones fiscales y una alta demanda de necesidades; veamos opciones viables:

1. Evaluar a los maestros –no con fines punitivos– para dignificar y conocer objetivamente qué saben, cómo enseñan (no se puede mejorar lo que no se mide); y con los resultados proyectar dos acciones: a) los que tengan un logro superior al 90 % duplicarles el sueldo; los que tengan un logro entre 70 % y 80 %, un incremento del 50 % del salario; y b) los que tengan un logro entre 50 % y 60 % mantienen el sueldo y se actualizan; los que tengan un logro inferior al 50 % urgentemente deben capacitarse (esto revitaliza la profesión docente). Estoy seguro de que el impacto fiscal de esta medida lo podemos soportar...

2. Reformar la Ley de la Carrera Docente para que la plaza de director se obtenga por mérito académico y docente; considerando estudios de posgrados, resultados de evaluaciones, experiencia docente y actitud.

3. Simplificar la organización escolar de acuerdo con la realidad, pero obligando a los padres, madres o representantes a participar en la educación de sus hijos. No necesitamos tantos comités ni consejos, sino que la gente haga su tarea en la casa en coordinación con la escuela.

4. Establecer la obligatoriedad educativa desde parvularia hasta bachillerato, con acciones punitivas; por ejemplo, no entrega de DUI, NIT o pasaporte a quienes tengan hijos en edad escolar y no estén en el sistema.

5. Realizar los esfuerzos posibles para elevar el presupuesto educativo como porcentaje del PIB al 6 % (y 20 % del presupuesto), generando las reformas fiscales necesarias y haciendo todos los ajustes posibles. La educación es muy importante como para seguir esperando condiciones ideales; con este dinero deberá invertirse en infraestructura y equipamiento, particularmente en laboratorios para impulsar el modelo STEM –o STEAM (Science, Technology, Enginereeng –Arts– and Mathematics).

6. Hacer que el resultado de PAES llegue al aula, a cada maestro, para identificar puntualmente que ítems de la prueba no son contestados por los estudiantes, por qué razón y buscar soluciones para que se puedan remediar estos vacíos. Llevamos 19 años de PAES sin mejorar, de nada sirve si no utilizamos bien los resultados.

7. Cumplir el calendario escolar; en efecto, existe una correlación entre los resultados de la PAES y la cantidad de tiempo efectivo de aprendizaje (menos de 100 días, de los 200 que manda la ley).

8. Trabajar con el currículum nacional –el cual no es conocido en la escuela–; solo se trabaja con libros de texto, fotocopias y algunas páginas de internet. Será importante revisar el modelo pedagógico para que los estudiantes “conozcan, comprendan y apliquen lo que aprendan”.

9. Diseñar una agenda realista para el equipamiento de los centros escolares, particularmente en el área de laboratorios y acceso a internet; no podemos enseñar ciencias en pizarras, ni mantener la brecha digital actual.

10. Revisar el aparato de supervisión educativa; en la escuela el principal supervisor debe ser el director, y debe contar con apoyo especializado desde las direcciones departamentales con especialistas competentes.

En esto debería y pueden invertir los $25 millones de USAID, los $60 millones del Banco Mundial y los otros millones de FOMILENIO II, si no lo hacen serán cómplices de fracaso que se adviene.

Tags:

  • alberto massferrer
  • finaldia
  • colegios bilingües
  • rufina llenin

Lee también

Comentarios

Newsletter