Lo más visto

Más de Opinión

Apostarle a la autorrealización

Todo ser humano es un proyecto de vida que se abre en el primer día de la existencia y se cierra en el último.
Enlace copiado
Enlace copiado
 Independientemente de las condiciones en que se tenga que desenvolver cada quién, el proyecto de vida siempre está ahí, y con gran frecuencia la escasez o la complejidad de dichas condiciones son los mejores estímulos para que dicho proyecto avance hacia su plena realización. A diario se ven ejemplos de individuos que tienen grandes facilidades materiales y que no llegan a ninguna parte y de personas que en medio de las mayores carencias se vuelven gestores del éxito superior. La clave está en lo que cada uno hace con sus potencias y con sus anhelos. Desde que el ser humano comienza a tomar conciencia de sí mismo tendría que apuntarse a la autorrealización, lo cual no es una apuesta intelectual sino un propósito existencial. La pregunta básica tendría que ser: “¿Qué es lo que quiero lograr de mi presencia en este mundo?” Y la respuesta satisfactoria no podría ser otra que la siguiente: “Ser un foco irradiador hacia adentro y hacia afuera”. Es decir, autorrealizarse en el ser para poder proyectarse benéficamente en el hacer. De nada sirve lo que tenemos si no está al servicio de lo que somos. En definitiva, sólo el proyecto de vida bien cumplido nos puede volver sujetos fecundos en el mejor sentido del término.

Lee también

Comentarios