Aprendiendo democracia

“La complicada situación causada por diputados que se niegan a acatar sentencias de cumplimiento legal obligatorio. El despertar de la ciudadanía y su interés por el cumplimiento de la ley es gran ganancia.”
Enlace copiado
Aprendiendo democracia

Aprendiendo democracia

Enlace copiado
<p>La tensa situación por la falta de acatamiento de sentencias de la Sala de lo Constitucional por un grupo de legisladores ha puesto al país en una situación complicada, retroceso en democracia, dificultades de gobernabilidad. Esta vez una cantidad muy grande de ciudadanos se ha involucrado, seguido lo que sucede, aprendido sobre constitucionalidad, sobre el significado de pesos y contrapesos en la democracia. Pareciera que la salida se va perfilando, pero independientemente de si la solución es buena o regular, la conciencia ganada por la ciudadanía es una gran ganancia.</p><p>&nbsp;</p><p>Igual es importante el aprendizaje que a la fuerza están teniendo los políticos, que han estado acostumbrados desde siempre a hacer lo que les place cuando tienen el poder, ya sea que lo controle un partido o el presidente.</p><p>&nbsp;</p><p>Las sentencias de la Sala de lo Constitucional son de cumplimiento obligatorio, es la ley, lo que sucede es que por vez primera una sala resuelve demandas de ciudadanos que tocan la médula del poder político, no la engavetan por años ni resuelven con criterio político pactado con el poder establecido. De modo que lo que deben acatar quienes no están acostumbrados, les disgusta que declaren inconstitucional algo que les afecta, los que se denominan sin serlo el primer Órgano del Estado, también están en un proceso de aprendizaje de democracia. Todos los políticos aprenden o debieran aprender, no solo los rebeldes.</p><p>&nbsp;</p><p>La actuación de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, de acuerdo con su criterio legal y sin ninguna connivencia o complacencia con el poder político, rompiendo con la forma usual de hacer las cosas, magnificada en la administración pasada, en que se dice que el presidente Saca es quien más poder ha tenido, pues controlaba totalmente todos los órganos del Estado. Exagerado quizá, pero muy cercano a la realidad. El conflicto actual viene a ser el resultado de un cambio importante en la conducta política, por supuesto más evolucionada en democracia e institucionalidad, pero que no existía, así que la reacción que era de esperarse ha sido virulenta.</p><p>&nbsp;</p><p>El aprendizaje se da de todas formas, pero la solución política, la negociada entre partidos, es a partir del cumplimiento de la ley, acatar las sentencias, inamovilidad de Belarmino Jaime de la Sala de lo Constitucional por seis años más y solución adecuada al tema de la presidencia de la Corte.</p><p>&nbsp;</p><p>Se habla de que una solución sin “vencedores ni vencidos” seria elegir a los de 2006 y a los de 2012.</p><p>&nbsp;</p><p>Muchos ciudadanos se manifiestan opuestos a la elección de estos de 2012, por haberse prestado a “tomar posesión” en esa forma tan irregular, por la fuerza, haberse prestado a este movimiento ilegítimo, lo que los descalifica en su imparcialidad y sentido de la corrección dicen quienes lo objetan. Además el problema de no cumplir la ley lo producen los diputados, no sería satisfactorio para la ciudadanía un “arreglo” de este tipo.</p><p>&nbsp;</p><p>Sin embargo, nos hemos adelantado a los acontecimientos y creemos que la cordura se asoma, que la Asamblea acataría las sentencias que es lo fundamental. La sociedad civil debe estar consciente de que si esto sucede, es en gran medida por la presión que ha puesto de manera apabullante, desde los usuarios de redes sociales, a CREE, FUSADES, la UCA, columnistas y quienes expresan opinión, una juventud cada vez más informada, cada vez más militante y prácticamente todos.</p><p>No se ha dado aún el acatamiento, sigue en la Asamblea la guerra contra los magistrados (González), así que esa sociedad civil debe mantenerse vigilante y presionando, hasta que se den las cosas, hasta que se cumpla la ley, hasta que los políticos rebeldes entiendan que entramos a una nueva etapa y si lo hacen inteligentemente, terminarán menos castigados en las elecciones próximas.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter