Artículo 25 de la Ley de Impuesto sobre la Renta

Esta disposición originalmente aplicaba a todas las sociedades, como era el caso de las cooperativas de los cafetaleros y otras semejantes.
Enlace copiado
Enlace copiado
No fue porque el presidente de la Asamblea, para ese entonces, era a su vez presidente de una de esas cooperativas, que se vio en la necesidad de reformar inmediatamente el artículo 25, con el decreto 777 del 22 de diciembre de 2009, sustituyendo el inciso final del artículo 25, hoy comentado, para que no le cobraran impuestos a los socios, al momento de otorgarles los créditos de avío.

Además, tanto en el artículo 25 original, como en el modificado, están considerando los préstamos a parientes, como una “presunción legal”, menos mal que, en los considerandos de la última reforma (decreto 777), expresamente se manifiesta que la figura contemplada en el artículo en comento se considera como una “presunción legal”, lo que jurídicamente permite que si se trata de una presunción legal, lo que jurídicamente permite que si se trata de una presunción legal, esta por lo tanto admite prueba en contrario, conforme los artículos 45 de Código Civil y 408 del Código de Procedimientos Civiles.

En conclusión, con base en lo anterior, cuando una sociedad presta dinero a un socio, debería de tener presente para tal efecto hacerlo solo de utilidades pendientes de aplicación, o sea, aquellas que no se ha decidido su liquidación para no incurrir en lo contemplado en los incisos 1º y 2º de dicho artículo, pues ante una contingencia fiscal al respecto, tenga la oportunidad de desvirtuar la “presunción legal”, demostrando de dónde provienen los fondos de su préstamo. Esta es mi opinión legal al respecto, salvo mejor opinión.

[email protected]
 

Tags:

  • impuesto
  • renta
  • Codigo Civil
  • dinero

Lee también

Comentarios

Newsletter