Lo más visto

Más de Opinión

Asesinarse lentamente

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

Cada vez que se sienta a comer, toma una decisión de vida o muerte. ¿Suena dramático? Sí, pero es la verdad. Hagamos de caso que tiene la opción de comer con 2 tenedores; uno saludable para llevarle a la boca comida que lo mantendrá delgado, lleno de vida, libre de enfermedades, y chapudito. Y el otro, nocivo, lo alimenta de comida que lo mantendrá fatigado, con problemas de sobrepeso, propenso a enfermedades crónicas, y mayores probabilidades de una muerte prematura. Disculpas por sonar rudo. Pero si usted no escoge el tenedor saludable, se está asesinando lentamente.

En el siglo XVI, se hizo popular el dicho "envenenamiento pasivo", que es cuando el individuo muere sin darse cuenta. La salud se le deteriora (hipertensión, hiperlipidemia, diabetes, etcétera) y, la víctima, ni idea de lo que le está pasando.

¿Se ha fijado la chatarra con que nos estamos envenenando? A puras penas seguimos vivos. Hace poco me contaron de un postre de Coca Cola frita (fried Coke). La bebida carbonatada más famosa del mundo, frita en aceite grasoso, con crema pastelera encima, coronado por una cereza. Puro veneno.

Se paran los pelos también, al leer Abundance del futurólogo Peter Diamandis. Nos pinta un mañana aterrador, en el que habrá fábricas de hamburguesas de laboratorio, las cuales serán más baratas, y superarán a las "normales" (a pesar de que ya son "junk foods"), sin importar que tengan poco o ningún nutriente, y provoquen trastornos en nuestro físico y en nuestra salud.

Lamentablemente, hemos caído en la época refinada: pan blanco, azúcar blanca, harina blanca, arroz blanco, pasta blanca, margarina, mayonesa, cenas congeladas cargadas de preservantes, concentrados de jugos azucarados, postres enlatados, comida frita, comida procesada, y demás alimentos nocivos que nuestro cuerpo no tolera.

El Dr. Mark Heyman, en su libro "Ultra-prevention", levanta bandera en contra de la "amenaza blanca", advirtiendo que todos los alimentos procesados, cargados de azúcar, al ingerirlos inmediatamente se convierten en grasa. Pero aun así, reinan en las carretillas de supermercado y en las alacenas de nuestros hogares.

El promedio de consumo diario de azúcar en EUA es de 20 cucharadas per cápita. Las bebidas carbonatadas contienen entre 9 y 12 cucharadas, y son la causa número uno de obesidad. Muchas de estas bebidas contienen fructosa extraída del maíz (más barato), con más calorías y más colesterol malo, que la azúcar de caña.

Todos los alimentos "blanqueados" son tan refinados que el tracto digestivo no encuentra forma de digerirlos. Por lo tanto, al pasar al intestino, la producción de bacterias aumenta y, como resultado, padecemos de la famosa colitis, de pólipos y neoplasias intestinales, producto de una digestión deficiente.

Cierto el dicho "somos lo que comemos". Ahora es posible tomar muestras de grasa de su panza, de sus caderas, o de sus llantas; analizarlas, e informarle qué alimentos lo están contaminando. Usted decide cuál tenedor elegir. Si no quiere seguir asesinándose lentamente, más vale que opte por el saludable.

Tags:

  • comer
  • grasa
  • azúcar
  • colitis

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines