Lo más visto

Más de Opinión

Astillas de Cortés Blanco

Astillas de Cortés Blanco
Enlace copiado
Enlace copiado
A Dios hay que mirarlo de frente, porque de reojo ni siquiera su sombra se hace visible.

No perdamos de vista el hecho de que lo que vamos dejando al paso siempre es un reguero de cristales rotos de distintos tamaños y colores según las circunstancias.

Necesitamos crear ficciones para que la imaginación no se aburra y ceda entonces al impulso de irse para otra parte.
 

Lee también

Comentarios