Opinión  / columnas Lo más leído

Autogol bukeliano

Enlace copiado
Florent Zemmouche - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Florent Zemmouche - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Bukele y sus compañeros suelen cometer errores en lo único que hacen realmente: comunicar. Errores dignos de un aula de clase. Buscando acusar, burlar y condenar a sus adversarios a menudo terminan proponiendo una descripción muy fidedigna e involuntaria de lo que hacen ellos, los que no cesan de confirmar que son un poco más de lo mismo de siempre.

Un poco más en un sentido también vertical: van incluso más allá de lo que hacían los "mismos de siempre", como lo muestran los primeros días de la nueva Asamblea y como lo dejan temer los próximos. Hechos y perspectivas que han sido condenados por la comunidad internacional cuyos representantes Bukele se vio obligado a reunir y usarlos como le gusta hacerlo. Pero esta vez fue demasiado. Los diplomáticos no dicen; sugieren. Si no expresan mucho, sí analizan y recuerdan. Una sutileza que se enfrenta a la gansada orgánica y su serie de autogoles. Tantos por cierto, que parece ya un sainete permanente, que sus fans deberían preguntarse para qué y para quién juega ese humillante autogoleador, sino para él mismo. Sus hinchas deberían sentirse ultrajados, deberían indignarse, levantarse y apagar la tele.

La semana pasada, Bukele convocó entonces a los embajadores extranjeros para una reunión supuestamente privada que terminó siendo para la sorpresa general, y sobre todo de los mismos embajadores, retransmitida el día siguiente en una cadena nacional. Así se hace para seguir rompiendo, cada vez más, una relación de confianza ya frágil. Dentro de ese marco, lo único bueno es que nosotros también pudimos asistir al espectáculo y sus extravagancias, con la sensación de estar en la presentación improvisada de un colegial que intenta justificar lo injustificable, perjudicándose y hundiéndose en sus trampas y mentiras a medida que intenta salvar su causa perdida y equivocada.

El momento más grave y absurdo, con su autogol, fue sin lugar a dudas después de la intervención razonable del embajador de la Unión Europea, cuando el presidente dijo: "Los amigos se pueden equivocar. Y muchos amigos se pueden equivocar también. El hecho de que cinco personas piensen lo mismo no significa que tengan la razón. En Alemania, decenas de millones de personas pensaban que estaba bien quemar judíos en un horno. Es decir, mucha gente puede estar equivocada".

El autogol: afirmar que una mayoría puede estar equivocada, lo que aniquila inmediatamente el argumento que también invocó durante la reunión, el de la democracia y del pueblo que le gusta imaginarse, porque no tiene mucho sentido y le conviene. Siguiendo el razonamiento del propio Bukele, no es porque hace lo que supuestamente le pide lo que llama el "pueblo" que es lo correcto. Un truco ladino que busca confundir y engañar introduciendo un concepto extenso y difuso para justificar elementos que son, al contrario, sumamente precisos. Además, nadie le consultó al "pueblo" la decisión de destituir a los magistrados de la Corte Suprema. Y aunque un referéndum hubiese legitimado la decisión; sí, efectivamente, "mucha gente puede estar equivocada".

Días después de haber pronunciado su profunda reflexión sobre el Holocausto, Bukele le replica en Twitter a una columna de Rubén Zamora sobre "la noche de los cuchillos largos", escribiendo: "Ley de Godwin". Así es, otro autogol más dentro de tantos otros. Y muestran nuevamente cuánto menosprecia a todo y todo el mundo, cuánto se burla de todos, empezando por su "pueblo".

Tags:

  • autogol
  • hinchas
  • Bukele
  • embajador
  • mayoría
  • pueblo
  • Rubén Zamora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines