Lo más visto

Más de Opinión

Automatización de terminales portuarias

Doctor en Puertos y Máster en Administración de EmpresasLa eficiencia de una terminal portuaria se mide por el valor agregado que esta pueda brindar no solo en términos de demanda, precios y servicios, sino también necesita satisfacer factores tales como el tipo de calidad al prestar esos servicios, el tiempo en el cual se prestan, facilidad de comunicación y tecnología utilizada, coordinación logística a lo largo de la cadena de valor, entre otros.
Enlace copiado
Enlace copiado

Recientemente, la ciudad de Qingdao, en la provincia oriental china de Shandong, es una ciudad portuaria, que incluye rascacielos, parques y playas que bordean el Mar Amarillo. La ciudad de Qingdao, y su Nueva Terminal de Contenedores, es la primera de Asia en aplicar automatización total. Ciertamente, este paso tecnológico ha sido clasificado por los lugareños como el “puerto fantasma” después de ver que máquinas y camiones funcionan todo el día y noche para descargar buques sin personas a la vista.

Para el caso de esta terminal portuaria, se aplican los conceptos de eficiencia y calidad, inteligencia artificial, metodologías de trabajo a través del escaneo láser, posicionamiento, programas informáticos que ubican las cuatro esquinas de cada contenedor, agarrar con precisión, colocar los mismos en los camiones sin conductor, capacidad de trabajar en completa oscuridad (es sin duda un precedente de camiones inteligentes automáticos) ya que son impulsados por electricidad, que tienen sus rutas y tareas bajo control digital.

El caso anterior tiene ventajas y desventajas, por un lado, dicha innovación portuaria elimina los días de altos costos de mano de obra y los cuellos de botella en la entrada del puerto ahora son cosa del pasado, “los costos laborales se reducen” debido al sistema automático y la eficiencia también aumenta dramáticamente ya que se puede trabajar por la noche. Por otra parte, presenta conflictos de interés entre mano de obra “humana” que “tradicionalmente” trabajan en las operaciones de las terminales portuarias vs. la utilización de “máquinas” que pasan a operar todas esas actividades desarrolladas por el hombre; no obstante, China ha logrado establecer un balance entre estos dos fenómenos. Similar situación ha ocurrido también en terminales portuarias de otros países como Corea del Sur, Japón y muy recientemente Vietnam que buscan una automatización total, un mundo industrializado donde sea posible la convivencia entre el hombre y las máquinas (robots).

El Salvador debe hacer esfuerzos conjuntos de mirar el día en que los países de la región centroamericana, en especial El Salvador, logremos equipar una terminal como la de Qingdao, sin duda nos beneficiaría y sería un hecho histórico para el progreso de El Salvador, por irónico que parezca, en el largo plazo, nuestra gente tendría un mayor estándar de vida, oportunidades laborales distintas y diversas, ya que estarían basadas en tecnología, mejoramiento de la competencia laboral, etcétera; sin embargo, de momento no queda más que aferrarnos a planillas de alto costo, tiempos incorrectos, inconsciencia operativa, puertos ciertamente “desfasados”, y mayor aun, riesgo y seguridad ocupacional a procesos con intervención humana para carga y descarga, clasificados por la Organización Marítima Internacional, las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD), entre otras instituciones, como actividades de alto riesgo.

Lee también

Comentarios