Lo más visto

“Bad Hombres...”

Históricamente la riqueza de una nación se constituye con base en la pluralidad multicultural de los migrantes; resulta difícil encontrar en el mapamundi contemporáneo una nación étnicamente purista. Particularmente la historia de Estados Unidos se desarrolló con base en flujos migratorios –y con base en la triste segregación de indígenas, negros y latinos.
Enlace copiado
“Bad Hombres...”

“Bad Hombres...”

“Bad Hombres...”

“Bad Hombres...”

“Bad Hombres...”

“Bad Hombres...”

Enlace copiado
La vitalidad y solidez democrática de Estados Unidos se debe al conjunto de tensiones culturales que se fusionan, en donde encontramos: 1.- el amor a la tierra y a la naturaleza de los autóctonos; 2.- la preocupación salvífica de la prosperidad protestante; 3.- la vitalidad cultural y física de los afroamericanos; 4.- la fuerza de la inteligencia industrial europea; 5.- la sólida base de la maquinaria laboral latinoamericana; y 6.- los detonantes del ingenio asiático. Pero al final todo esto se mezcla y emergen mentes brillantes en todos los sectores que prohíben hacer juicios de valor racistas; en efecto, encontraremos en esta historia que se escribe desde 1776 grandes y pequeños ciudadanos migrantes que han enaltecido y manchado este devenir, pero al final el balances es venturoso y Estados Unidos es un constructor de libertad y oportunidad para el mundo.

Miles de ciudadanos del planeta emigran o desean ir a vivir a Estados Unidos, ¿por qué?, simplemente por ser una nación de oportunidades, con una sólida institucionalidad, respeto a las libertades y ofrece posibilidades de vivir dignamente. Pese a momentos grises de la política exterior estadounidense, la proyección global y el marketing de país indica que hubo un “Sueño Americano” en Estados Unidos...

Pero además Estados Unidos es lo que es gracias a la academia y a las ciencias; “ninguna nación es superior a sus universidades”; los grandes estadistas, empresarios, deportistas, artistas, economistas, etcétera, han pasado por estas universidades que iluminan a los 52 estados de la Unión Americana. Hoy la “nueva universidad estadounidense” (M. Crow) comprometida con los problemas del país debería increpar y decirle algo a la clase política.

Creo que Estados Unidos se mereció una mejor campaña... las propuestas Republicanas de muros, expulsión, criminalización y represión no son dignas del país que ha acogido y se ha construido con base en flujos de migrantes y en migrantes selectivos. Criminalizar a los latinos y a los islamistas no va a mejorar el clima democrático de Estados Unidos, tampoco va a acelerar el crecimiento económico, lo único que se logra con este neo-apartheid es aislamiento, y en el contexto global es un error.

El mundo necesita a Estados Unidos solidario, integrado, líder y querido, como lo fue por un momento entre 1960 y 1963 con JFK...; es decir, necesita un presidente afable, brillante y con sentido común; ser presidente de Estados Unidos no trata solo de gobernar a una nación, es un cargo simbólico de implicaciones globales.

Estados Unidos hoy no es el mismo de antes... da temor ir, incluso de manera legal, por turismo, por razones académicas o negocios; el sueño se ha ido transformando en una “pesadilla”, bien sea por políticas migratorias, por la discrecionalidad y capricho de los oficiales migratorios, o porque algunos nacionalistas –WASP– les incomoda que se hable otro idioma que no sea el inglés. Obviamente el migrante debe adaptarse a ciertas circunstancias, pero también debe haber respeto.

Nunca me ha gustado el concepto “Alien”, como “otro”, “ajeno” o “extraño” que utilizan para tipificar al extranjero en Estados Unidos; el presidente Trump –en el tercer debate de 2016– antagonizó este concepto con el “Bad Hombres” criminalizando a casi todos los latinos como delincuentes, narcotraficantes, violadores; a partir de este hecho para muchos estadounidenses, ser latino es ser “bad hombre”, así como ser islámico es sinónimo de terrorista, al parecer el sueño se ha tornado pesadilla...
 

Tags:

Lee también

Comentarios