Lo más visto

Más de Opinión

Basta de tanto desorden

Cerca de $5 millones han egresado del Ministerio de Salud, en atención a 6,058 personas atendidas por la red de hospitales y clínicas en el año 1985 y de enero a abril de 2016.
Enlace copiado
Basta de tanto desorden

Basta de tanto desorden

Basta de tanto desorden

Basta de tanto desorden

Enlace copiado
En este primer cuatrimestre (enero-abril) han erogado $1,204,720.00 y atendido 1,480 personas, a un promedio de $814 promedio por persona atendida.

Fondos que podrían utilizarse para mejorar la dotación de medicamentos de buena calidad o para la prevención de enfermedades colectivas tan profusas hoy día.

La mayoría de atendidos y egresados en lo que va del año, son: adulto joven: (18-35 años) 556, adulto (36-64) 407, tercera edad (65-99) 152. Pero también los más jóvenes se ven afectados: 116 adolescentes (14-17); 162 niños (6-13) y 87 bebés (0-5), y eso que los datos reflejan solamente el registro público, sin contar con los atendidos en las clínicas y hospitales privados.

Con los accidentes todos perdemos, el empresario o comerciante por el daño a sus equipos, los conductores por su afectación física, emocional y patrimonial; el erario público por la atención brindada. Cientos de personas afectadas con graves problemas en su cuerpo, pelvis y pubis quebrados, brazos y piernas, nariz, cuello, roturas en la cabeza, cuello tórax, toda una gama de traumatismos que provocan secuelas y a lo mejor impedimentos para toda la vida, son habituales como resultado de los accidentes de tránsito.

¿Podemos evitar los accidentes con esta profusión? ¿Es posible reeducar y hacer que se cumplan las leyes? En un país donde priva lo político partidario, lo primero es la voluntad de los actores, que las luces de los fuegos fatuos iluminen el escenario preelectoral y surgirán mecenas. Ojalá así sea, porque el tema ya está en la Asamblea Legislativa que tiene que adecuar las leyes a la nueva realidad.

Un millón de vehículos circulando en el país, contaminando el ambiente y amenazando la vida de millones de personas, no es chiste: afecta la estabilidad familiar, la salud mental y la economía.

El detalle de las normas no debe abarcar solamente a los conductores de automóviles, camiones, buses y su reino del caos. Con las facilidades que se otorgan de crédito para la compra de motocicletas, estas y sus conductores se han vuelto un problema. Además de la gran profusión, una gran mayoría de conductores creen estar dotados de alas y se juegan la vida diariamente como si estuvieran en una competencia o “reality show”. Se aparecen de repente, por todas partes, pitan para que cualquiera que está en su camino se aparte, se creen con derecho a violar cualquier regla de tránsito, nadie los alcanza.

El otro caso es el de los peatones: caminan al medio de la calle o en los bordes de las grandes arterias, surgen también de la nada, no respetan las señales establecidas para ellos, no usan las pasarelas, no respetan más señal que ver que el vehículo va directo donde ellos.

Y qué decir de las bicicletas en los pequeños pueblos y ciudades, o en los mercados o zonas comerciales; crean el caos, se meten dondequiera en el sentido que les place, no hacen señales, no llevan luces; a veces se hacen acompañar de carretoneros o bicicletas adaptadas para transportar mercadería y por último las mototaxis, estrellas del espectáculo vial.

Es hora de parar tanto desorden que se vive en las grandes ciudades y en los pueblos del interior del país, las leyes y las normas básicas de convivencia tienen que estar sobre el desorden individual.

Mientras tanto surge nuevamente la pregunta: ¿Dónde está la policía de tránsito?

Tags:

  • ministerio de salud
  • accidentes de transito
  • vehiculos
  • motociclistas
  • peatones

Lee también

Comentarios