Lo más visto

#BypassDeLosSalvadoreños

Enlace copiado
Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Los salvadoreños sí que somos salados con la obra pública. Para muestra los monumentos a la corrupción de Funes (El Chaparral), Saca (Diego de Holguín) y Bukele (Mercado Cuscatlán, Hospital El Salvador), obras en las que brillan por su ausencia la transparencia, experiencia y oportuna ejecución.

Por ello, no me dio buena espina el nombramiento del "ministro niño", como le dicen a la actual cabeza del MOP, en cuyas manos cayó terminar el bypass "Camino a Surf City". Mega obra, de tan solo 6 km, $10 millones por km (se supone), con maravilla de viaducto curvo y elevado, recién bautizado "Puente del Pichiche" por el caminado de pato del presidente el día de la inauguración.

Cierto, el ministro niño, exvendedor de Yamahas en la tienda de Bukele, cerró el círculo y eso tiene su mérito, sobre todo en tiempos de pandemia. Pero el arroz ya estaba servido, por eso el #bypassDelFMLN.

Hagamos memoria. El Nuégado, así pasmadito como lo veíamos -más bien su ministro Principito–, completó los 14 km de 4 carriles hasta el Puerto, que Saca abandonó en Zaragoza porque el pisto se huevió. También consiguió financiamiento azteca y trazó y adjudicó los 3 segmentos del Papaturro a Conchalío, total 6 km 380 metros: el primer segmento de 3 km; el segundo el Puente del Pichiche; y el tercero otros 3 km, todo campo travieso con tigrillos, cotuzas, pichiches, primas de la lorita Pepita, y vistas espectaculares.

Sucede que el contratista del tercer segmento no dio el ancho (dicen que por la típica mano peluda), por lo que la nueva administración tuvo que licitar y volver a adjudicar con una condición: 20 de febrero magna inauguración. Busqué cuánto costó este nuevo contrato, pero nacas, les vale rendir cuentas; así como les valió romper la ley inaugurando la obra en vísperas de elecciones.

Pero más allá de quién lo haya hecho, cuánto costó y cuándo lo inauguró, es #bypassDeLosSalvadoreños y, los que amamos el mar, celebramos no más cuello de botella porteño.

Voto por que le cambiemos el nombre de Pichiche, a Puente Alfredo Espino, el ahuachapaneco (1900-1928) quien me inspiró mientras bajaba la cumbre en bicicleta: ¡Dos alas! ¿Quién tuviera dos alas para el vuelo? /Esta mañana casi las he tenido /Desde aquí, veo el mar, tan azul, tan dormido/, que si no fuera un mar, ¡bien sería otro cielo!

Yo sé que carrerearon para abrir antes de las elecciones; ahora toca ponerle coco al desarrollo controlado de 6 km 380 metros de vistas espectaculares, que no queremos obstruyan con vallas, ni ventas desordenadas. Por favor, pilas habilitando miradores fuera de los 4 carriles, donde paremos a tomarnos fotos sin riesgo de ser planchados, como el Hugo que se pasó llevando la Caravana de la Muerte.

¿Y las fotos de lo que dejaron los marranos? ¡Sinvergüenzas! Cómo se les ocurre, a 24 horas de inaugurado, contaminar el bypass con sus cajas de Pizza Hut y Pollo Campero. ¡Urge afilar los colmillos de la ley!

Tampoco queremos marranos en nuestras playas. Urge volarle ojo al nutrido flujo bypass; ¡el 21F parecía 1 de enero! Necesario colocar basureros, regular el parqueo, y los hielerazos rebalsando de cerveza, que además de patín, significa nacas para la economía local. Si ponen alcotest subiendo el bypass, rebalsan las cárceles. "¿Hay baños públicos en Surf City?", se cuestiona la lorita.

Lo que sí hay son pelotones de ciclistas agradecidos. Voto también por que bauticen Carlos Vives el redondelito del bypass, cuya canción canté cuando en él rodé: "Óyeme Carlos lleva, llévame en tu bicicleta" / A mi manera, des complicado / en una bici que me lleve a todos lados...

Si Surf City le apuesta al desarrollo de nuestras olas: regulado, transparente, colaborativo, sostenible, limpio, seguro, eco amigable; y si se dejan asesorar por los expertos, pongámonos la camisa azul y apoyemos el controlado desarrollo de nuestras playas, ahora hay nomacito de la capital.

Tags:

  • bypass
  • contrato
  • Surf City
  • Alfredo Espino

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines