Lo más visto

Más de Opinión

CICIES ¿un fracaso nuestro?

Enlace copiado
Misael Rivas hijo

Misael Rivas hijo

Enlace copiado

Antes que nada, medallistas de oro y bronce, son mis héroes.

Los países empobrecidos, no solo por la notoria desigualdad sino también por el aprovechamiento que se está haciendo gracias al nuevo analfabetismo, como lo es enseñar a leer y a escribir, evitando que aprendan lo básico, somos el laboratorio donde se juega con nuevas políticas, estiras y encoges de ideologías fallidas, así como el aprovechamiento de los malos salvadoreños que se enriquecen a costa de nuestro empobrecimiento, lo que permite que países más compenetrados en sus raíces progresen gigantescamente, como es el caso de Guatemala.

Una comisión internacional contra la impunidad no debe ser un orgullo para nuestro país, porque traerla es admitir que las instituciones son inútiles o fracasadas, así como reconocer la ineficacia de un Estado por medio de su gobierno, porque si bien es cierto que la CICIES es una promesa de campaña presidencial, ella misma fue el gancho politiquero con el que se conquistó al voto indeciso y hastiado de tanta corrupción; sin embargo, tan corrupto es el que toma el dinero, como el que lo ofrece, siendo esto motivo para discusión más adelante, pero el foco acá es cómo se nos vende tal necesidad. Los salvadoreños sabemos que desde siempre, o por lo menos en los últimos 75 años, hemos tenido personas que se han enriquecido del erario nacional o del "incentivo particular", porque como he dicho en otras ocasiones ¿cómo es posible que un político con un sueldo de $5,000 pueda tener una casa de 60 veces su salario, un yate, carros de lujo, sus hijos en colegios o universidades de élite y además sean grandes empresarios? Busque la respuesta en la matemática simple, la cual le indicará que para tener todo eso, debería no declarar impuestos y no gastar su sueldo, por lo menos en 25 años.

Lo anterior no lo he descubierto con periodismo responsable, como el de LA PRENSA GRÁFICA, lo acoto utilizando la matemática simple, el hecho de ser salvadoreño y porque sé leer y escribir, en la forma antigua.

El señor presidente actual, como lo he asegurado ante los medios de prensa, constantemente, debe rodearse de asesores y permitirse escucharles y permitirles aconsejarlo, profesionalmente, para empirismos están el mercado, la ciencia experimental y lo no descubierto; súmele a ello, señor presidente, que si a estos más de 70 días en el poder ya se hubiesen hecho las denuncias de lo que se supone que han hurtado, usted podría tener las bases político-legales para decirle al país y a los políticos que usted ya le dio el beneficio de la duda a las instituciones correspondientes, incluyendo la PNC y FAES bajo su mando, para actuar ante las denuncias presentadas y que con base en la inefectividad, no le queda otra que cumplir con la gestión de la CICIES.

Yo siempre he declarado que creo en mi país, pero por tomarme estas atribuciones como salvadoreño, creo que jamás lo conoceré, señor presidente, porque no soy de los que diría solamente: a la orden, presidente.

Usted es mi presidente también, investigue, descubra y denuncie, luego ante la ineficacia, que venga la CICIES, pero recuerde que El Salvador es la mejor inversión.

Señor presidente, solo soy un salvadoreño, no me dispare.

Tags:

  • Guatemala
  • CICIES
  • erario nacional
  • presidente

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines