Cabeza fría y sensatez (1)

“El ambiente está muy enrarecido. Varios temas que despiertan pasiones se dan al mismo tiempo, y como maderos, su acumulación hace crecer el fuego. Es oportuno convocar a la sociedad y políticos a analizar los problemas separadamente y aislar lo importante”.
Enlace copiado
Cabeza fría y sensatez (1)

Cabeza fría y sensatez (1)

Cabeza fría y sensatez (1)

Cabeza fría y sensatez (1)

Enlace copiado
En el ambiente, sumamente enrarecido, una importante cantidad de sucesos despiertan pasiones que amenazan al país y como suele suceder en todos lados la polarización y la confrontación llevan a más polarización y más confrontación, y a reacciones emocionales que pueden llevar a tomar decisiones que afecten gravemente al país de manera irreversible.

Es necesario y oportuno invocar a la sociedad y a los políticos a enfrentar las crisis que están encima con cabeza fría, con sensatez y anteponiendo los intereses del país a los de quien gane la escaramuza o la pelea o trate de imponer su punto sin interpretar la voluntad de la ciudadanía o de la mayoría, en que se logra generalmente una buena aproximación tomar la opinión de un gran centro, minimizando las opiniones más radicales en ambos extremos de cualquier conflicto.

La acumulación de sucesos produce más tensión que lo que produciría cada situación analizada una por una por sí misma, por lo que sería un ejercicio muy sano para el país desagregar los diferentes sucesos sin relacionar los que no se deben y al final, que es lo más importante, lo que mueve las voluntades de los políticos y cuáles serían las decisiones que pueden perjudicar al país de manera irreversible y por supuesto encontrar alguna solución en el medio para lo cual el diálogo sincero y la voluntad de resolver y encontrar puntos de coincidencia sensatos en beneficio del país prevalezca sobre la lucha de voluntades.

El contexto general en sí es agobiante para la sociedad. La violencia que se sigue cobrando víctimas, homicidios y extorsiones abruma a la ciudadanía que quisiera ver resuelto este problema de manera inmediata lo cual es casi imposible, aunque las autoridades lleven adelante exitosamente el plan El Salvador Seguro. Es un proceso que rinde frutos en varios años cuanto menos en el mediano plazo. Adicionalmente es un proceso que si no es acompañado por la sociedad como conjunto que es la idea plasmada en el documento desde su origen, es de muy difícil implementación.

El otro grave problema que agobia a los salvadoreños es la economía: poca creación de empleos, poca inversión, la vida cada vez más dura, y como hemos insistido hasta ser repetitivos eso solo se logra generando confianza y algunos de los eventos recientes por el contrario generan más desconfianza de la ya existente y de profundizarla podría resultar catastrófico.

Primero lo que debiera ser más fácil, en el caso de expresidentes y funcionarios señalados por Probidad e investigados por la Fiscalía no es un problema de pasiones ni que se resuelve en las redes sociales ni descalificando a un lado u otro. Hay que darle oportunidad a las instituciones para que funcionen y para que los investigados tengan un trato apegado a derecho y si es el caso, un juicio justo, esto debe de ser dejado fuera del contexto nacional. No es de política pública.

Los casos álgidos de política pública son la intención del gobierno de tomar la mitad de los fondos de pensiones para su administración, lo que en la mente de los pensionados y no necesariamente de los activistas se percibe como que el gobierno se quedaría con ellos porque los necesita para financiarse ya que su situación fiscal y de endeudamiento es precaria.

El tema es muy delicado y el costo político para el FMLN sería altísimo sin lugar a dudas.

La amenaza de desdolarizar aun sin realizarse ya causó temor entre ahorrantes pequeños y grandes. De seguir, pudiera convertirse en una situación grave y ante el temor de que sus dólares se conviertan en colones, una moneda débil contra una fuerte, puede darse una corrida de depósitos que afecte estructuralmente al sistema financiero.

Ante la posibilidad real, los funcionarios conocen perfectamente los terribles costos que eso tendría.

Cabeza fría, sensatez.

Tags:

  • coincidencia
  • dialogo
  • pensiones
  • fmln
  • dolarizacion

Lee también

Comentarios

Newsletter