Lo más visto

Más de Opinión

Calleja: unirnos por El Salvador

Enlace copiado
Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, ha hecho historia con la elección de su candidato a presidente de la República, mediante “voto libre, directo, igualitario y secreto”, en pleno cumplimiento con la Ley de Partidos Políticos, poniéndose a la vanguardia de lo que demanda la ciudadanía.

El proceso democratizador de ARENA comenzó a estructurarse desde la elección interna de los candidatos a diputados y alcaldes para el período 2015-2018, cuando por primera vez se hizo mediante “voto secreto”, adelantándose a las reformas de la Ley de Partidos.

Luego, después de más de 7 meses de consultas con las estructuras areneras, en julio de 2016 aprobaron las reformas a sus estatutos y las ratificaron en septiembre, ante lo cual Jorge Velado, entonces presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), dijo: “En ARENA ya no hay ‘dedazos’, ahora todo es por elección de candidaturas”.

Y esto se hizo realidad, se eligió a Mauricio Interiano y al actual COENA, los candidatos a diputados y alcaldes 2018-2021 y ahora al candidato a presidente de la República para 2019. En todos estos procesos se dio espacios a nuevos miembros, a nuevas generaciones, como ningún otro partido lo ha hecho hasta ahora.

Las bases de ARENA eligieron entre tres ciudadanos de gran calidad, por su preparación académica, exitosas experiencias y deseos de servir a El Salvador: Carlos Calleja, Javier Simán y Gustavo López. Calleja ganó la elección en todos los departamentos del país, convirtiéndose en el candidato presidencial de ARENA.

Los planteamientos de Calleja son estratégicos, porque son vanguardistas, buscan abrir un camino transformador. Los países exitosos han sido gobernados por líderes visionarios, que descifran el futuro y no esperan caminar hacia él, sino que trabajan con determinación para traerlo al presente lo antes posible. El mundo moderno se define como la lucha por el futuro, y la ventaja la tiene Calleja, por ser visionario.

Es un emprendedor innovador exitoso porque reúne las condiciones para serlo: líder, con conocimientos, capacidad para comunicarse y conectar con la gente, hacer equipo y crear esperanza. Así logró que todos fueran parte de un proyecto innovador exitoso.

Como nación, el proyecto de Calleja se fundamenta en una “Nueva Visión de País”, por el futuro, para volver a hacer próspero a El Salvador. Es el primer candidato que plantea transformar la educación, para responder a las demandas laborales del futuro, lo que comienza dando nuevas herramientas a maestros y estudiantes. Trabajadores bien preparados y reglas claras que generen confianza son condiciones ineludibles para atraer la inversión y, así, generar más empleos bien remunerados.

Su visión social demanda servicios de salud de calidad y cobertura universal; oportunidades para que todas las familias puedan tener una vivienda decente, para terminar con las champas; que los trabajadores tengan una pensión digna; y todos vivamos con seguridad, donde los niños y jóvenes puedan salir a jugar y divertirse, y los trabajadores puedan ir o volver de sus trabajos sin ser amenazados o presionados con una extorsión. Esto se llama trabajar por el bien común, y generar igualdad de oportunidades para todos.

Calleja enfrenta un gran desafío, que no se supera de la noche a la mañana. Toma tiempo, constancia, disciplina, contar con los mejores profesionales y combatir la corrupción en todas sus expresiones. Y para lograr esto, lo primero es unir a los salvadoreños, porque todos somos El Salvador.

La noche del triunfo Calleja lanzó un gran desafío: “Seguir luchando incansablemente unidos, con humildad, apertura, con inclusión”. Dejó en claro que primero debían trabajar unidos como partido, y con esas credenciales unir a todo el país, recalcando: “Les pido mirar nuestra bandera para encontrar el buen rumbo, porque ahí nuestro norte está bien claro, no nos perdamos: Dios, Unión y Libertad”.

Un claro mensaje de líder para tener un buen gobierno: Dios, como guía para que las decisiones a tomar sean las correctas; Unión, porque la fuerza de los salvadoreños está en su gente y trabajando unidos se podrán superar todos los problemas y construir un país de oportunidades; y Libertad, porque solo si se tiene libertad se puede encontrar la verdad, y solo con ella se puede hacer justicia en toda actividad del ser humano.

Lee también

Comentarios