Lo más visto

Más de Opinión

¡Cállense, cállense, cállense, que nos desesperan!

Enlace copiado
Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

"Aquí le traemos el güisquil, pida zanahoria fresquita, pida ejotes familia, naranja para chupar, guayaba hawaiana, pida mandarina fresquita, jocote de corona; el coliflor, a 2 dólares la bolsa de loroco, a 3 coras la libra de chile jalapeño, lechuga fresquita, los limones más jugosos, el repollo para las pupusas, pida apio tronadito familia, 3 aguacates por el dólar, pida remolacha...".

La guerra de las verduras. Todos los días de la semana, sábado, domingo y feriados incluidos, en nuestros vecindarios.

Y no solo verduras:

"Camarón grande, camarón pequeño, boca colorada, filete de robalo, calamar, el marisco más fresco". "Comida de perro, comida de gato, todo para su mascota le llevamos". "Queso morolique, duro blandito, le llevo crema, le llevo cuajada, papel higiénico, 30 huevos por el dólar". "Le compramos sus aparatos eléctricos que ya no sirven, plasmas, planchas, baterías, licuadoras, cocinas, teléfonos celulares, toda su chatarra, a buen precio".

Aplausos para la garra salvadoreña; aquella que se rebusca para salir adelante; la que, de sol a sol, pesca el dólar con el sudor de su frente. Más ahora, para sobrevivir el cachimbazo de la pandemia.

Algo tenemos que hacer para no frenar el empuje de nuestra gente y recuperar la paz de los vecinos.

Paz perturbada por los megáfonos, a altísimos decibeles, de vendedores y compradores de lo de arriba descrito, y mucho más.

Y no solo vendedores y compradores:

El tren de aseo –"no seas pajero, es camión, no tren", aclara la lorita Pepita. Las grúas, cementeras, soldadores: el concierto de la construcción, hasta de noche. ¡Las p%&#+ alarmas de los carros! Los pitos del "pelotón" de ciclistas del francés, cada vez más temprano; los ladridos de chucho cada vez más tarde.

Le di una peinada rápida a internet, en busca de alguna ordenanza municipal reguladora de la contaminación auditiva, y ¡Bingo! "No se permite el uso de aparatos amplificadores de sonido en plazas, parques, colonias residenciales, y zonas verdes".

Mi esperanza aumentó cuando, además de la ordenanza, encontré la Ley para la Convivencia Ciudadana que "prohíbe ruidos excesivos que perturben la tranquilidad cerca de los hospitales, centros educativos y zonas residenciales". La ley también regula "toda clase de construcciones y demoliciones, así como la operación de cualquier aparato capaz de producir ruido que pueda ocasionar molestias o riesgos para la salud".

Bueno, tanto ruido no es que pone en riesgo nuestra salud como el Covid; pero sí nos encachimba. ¡Cállense, cállense, cállense, que nos desesperan!

Voto por el candidato a alcalde que, en vez de estarse peleando, o montando penoso show de "caridad", proponga un plan para devolverle la paz a nuestros vecindarios.

Sueño con mercaditos vecinales, con mostradores de quita a las 10 a. m. y pon a las 6 a. m., un par de veces por semana, para abastecernos de frutas, verduras, lácteos, mariscos, y hasta plantas y flores.

Una evolución del megáfono que recuperaría nuestros vecindarios, y les devolvería su espíritu, como lo hacen los mercados parisinos que, con su particularidad y encanto, mantienen el sentimiento comunal de cada arrondissement, y abren oportunidades de progreso.

Otra propuesta es darle nuestro WhatsApp a "camarón grande, camarón pequeño; a queso duro blandito, crema y huevos; a papaya de la chola, pipianes, nances y mamones", para que nos pregunten "¿va querer?", sin tener que robarnos la paz.

Sin duda la pandemia está marcando un antes y un después en nuestro existir. Subámonos a la ola del después, siendo creativos en la búsqueda de soluciones que beneficien a vendedores y compradores. Sana convivencia es el nombre del juego. ¿Va querer?

Tags:

  • paz
  • verduras
  • megáfono
  • vendedores
  • convivencia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines