Cambio de era

La bipolaridad mundial, que se desfondó por su cuenta en 1989, tuvo la cortesía de llevarse consigo, en aquel repentino desagüe, el orden internacional establecido.
Enlace copiado
Cambio de era

Cambio de era

Cambio de era

Cambio de era

Enlace copiado
Quiere decir, entonces, que la globalización imperante carece de un orden que le dé sustento. No es casual, pues, que nos preguntemos cada día: ¿Cuál es el suelo histórico que nos provee sostén?

Y lo revelador es que esa pregunta nos la hacemos los ciudadanos de a pie en todas las latitudes, mientras los líderes andan rodeados de motocicletas en sus autos de vidrios oscuros, lo cual les impide ver la realidad de los respectivos entornos.

Dicen los expertos que esta es era de cambios. Y como todas las eras de algún modo lo son, habría que cuestionarse sobre la novedad de los cambios actuales. Bueno, ahí está el primero: que los ciudadanos se desplazan en la luz y los líderes se enconchan en la sombra. Así ha sido siempre, podría decir alguien, ¿dónde está lo nuevo?

Justamente en la distribución de la luz y de la sombra. Afuera, en las calles, hay claridad crecientemente disponible; adentro, en los cenáculos, la oscuridad se ha venido volviendo dueña y señora. A ver qué resulta.

Lee también

Comentarios

Newsletter