Candidaturas con elecciones primarias abiertas

El evangelio nos recuerda que para seguir a Cristo y ser premiados con el cielo, hay que negarse a sí mismo.
Enlace copiado
Candidaturas con elecciones primarias abiertas

Candidaturas con elecciones primarias abiertas

Enlace copiado
Negarse a sí mismo debe entenderse no el querer hacer nuestra propia voluntad, sino el constantemente preguntarle a Dios y procurar hacer siempre su voluntad; en cada momento, cada día.

En nuestro país y sobre todo en el campo político, pareciera que el negarse a sí mismo es algo que se considera hasta tonto y la mayoría de líderes de los distintos sectores, lo que recuerdan y confirman es todo lo contrario. Lo que el mundo de hoy nos hace creer es que para triunfar y tener una vida exitosa, lo que hay que hacer es ponerse uno mismo como parte central de nuestras propias actividades y los demás deben caer en segundo plano.

Esto lo vemos en todo tipo de instituciones, desde la más pequeña, pero más importante, que es la familia; hasta la más grande y relevante, que es el gobierno y que es el que rige nuestra vida como nación.

El padre de familia rara vez considera que lo hay que hacer es servir a su esposa e hijos. Lo que la mayoría espera es que sea al revés. El funcionario público o dirigente de un partido político rara vez considera que ha sido electo para servir a los demás y no para hacerse millonario él y toda su familia.

A su vez, el no negarse a sí mismo ha venido distorsionando todos los valores de nuestra sociedad, lo que ha causado el rompimiento de muchas familias y que hace que una enorme cantidad de niños vayan creciendo sin el balance apropiado de sentir el amor de ambos padres; lo que provoca en los jóvenes la necesidad de buscar un sustituto en las pandillas y que es una de las causas principales del porqué estamos inmersos en esta vorágine de violencia.

Decía un gran profeta de nuestro querido país: “La verdadera paz solo puede darse cuando todos estamos cumpliendo con la voluntad de Dios”. Tomando esto como referencia, podemos comprender fácilmente el porqué los salvadoreños no podemos lograr la paz, que la mayoría deseamos.

Pero, nunca es tarde para comenzar. Solo necesitamos volver nuestra mirada al evangelio y sobre todo los dirigentes de los partidos políticos, comenzar no solo a pensar qué es lo que más conviene a su propio partido, sino a la mayoría de salvadoreños; que lo que ansían es vivir en paz, en democracia y tener un empleo digno, que les permita vivir con la esperanza que sus hijos y los hijos de sus hijos van tener una mejor calidad de vida.

Es indudable que dadas las circunstancias del momento actual, las personas seleccionadas para ser los candidatos de ARENA y FMLN para las próximas elecciones, de presidente de la República, juegan un papel importantísimo.

Como primer cambio es comprender que hay que negarse a sí mismo, lo que estos partidos deberían hacer es que estos candidatos no deberían ser seleccionados por votación de sus mismos correligionarios, sino por la población en general y lo cual pudiera hacerse por medio de una votación primaria abierta o cuando menos con un equivalente bastante igualitario y que sería que fueran seleccionados de acuerdo con lo que las encuestas señalan en un momento dado. Sobre todo comprendiendo que las encuestas ya son lo bastantemente sofisticadas, como para reflejar la realidad de lo que la mayoría de la población desea.

El evangelio pudiera parecer, a veces, contradictorio. Pero en caso que algún partido decidiera elegir sus candidatos con una elección primaria abierta o por medio de encuestas generales, lo que en realidad estaría haciendo es ganando más votos, pues los electores premiarían la apertura democrática.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter