Lo más visto

Más de Opinión

Cansados de la clase política actual

Enlace copiado
Enlace copiado

Consultor legal y de negociosQué bien por la democracia salvadoreña, ya que algunas personas han mostrado su interés en participar en las internas de cada uno de los partidos políticos para aspirar a ser candidato presidencial en 2019. No obstante, es importante que cada aspirante tenga claro que la población con capacidad electoral ya no es la misma que las elecciones pasadas, primero porque ha habido una revolución en las redes sociales, esto significa que estamos en la era de la información, por lo que se tiene una sociedad más crítica de las malas prácticas públicas.

Segundo, la población está cansada de la clase política actual, dado que la mayoría de funcionarios que han detentado el poder, en lugar de coadyuvar sobre los diferentes problemas que tienen a El Salvador en un profundo estancamiento económico, por niveles de inseguridad insostenibles y con una pobreza galopante, prefirieron darse la gran vida sirviéndose con la cuchara más grande. Además de ello han sido permisibles con la corrupción, han favorecido con contratos estatales a sus allegados y en algunos casos son los mismos funcionarios que se han adjudicado compras de bienes públicos a precios risibles.

Es decir que mientras el pueblo sufre la persecución pandilleril que tiene a la juventud y a los comerciantes en pequeños ahogados y destruidos, los políticos gozan hasta de tres guardaespaldas que protegen sus bienes y a su familia. Pero ello solo es parte del sufrimiento que vive el pueblo, ya que la mayoría no tiene acceso a una vivienda digna, agua potable, a un sistema educativo de calidad, y a una atención esmerada y con trato humano en los hospitales públicos, ya que algunos se están cayendo y otros atienden en el suelo.

Todo ello ocurre ante la vista impávida de algunos políticos, que no tienen preocupación alguna ya que su vida está resuelta, sus hijos están becados en las mejores universidades, viven en pequeñas mansiones fruto del subterfugio en el que se han movido, tienen acceso a seguros médicos hospitalarios, donde pueden pasar consulta VIP, hasta por un catarro, gozan de vehículos de lujo y full gasolina para todo el grupo familiar.

Entonces las instituciones públicas están permeadas por algunos malos funcionarios que carecen de axiología, aprovechados y fantoches que son gobernados por la avaricia dado que vieron en la función pública un estilo de vida para componerse e enriquecerse en un corto tiempo, pero que no tienen ni la más mínima sensibilidad ante la miseria y necesidad de la población, entonces bajo este escenario se debe repensar el perfil del futuro presidente de El Salvador y no tomar decisiones a la ligera.

Ya que la historia reciente nos ha demostrado que las personas que se presentaron como honestas, y se comprometieron con un cambio profundo de país, y que se erigieron “mesías” resultaron ser más corruptos que sus antecesores, dado que el único cambio que ocurrió fue en su estilo de vida, por eso creo que no debemos dejarnos llevar por espejismo ni por candidatos virtuales que ofrecen el cielo por medio de cambios cosméticos, dado que cualquier persona docta sabe que los problemas de El Salvador no se arreglarán con luces ni con show mediáticos al estilo “Circo Romano”.

De manera que se requiere de un candidato que tenga la sinergia de trabajar con las distintas fuerzas vivas del país, que sea concertador, con trayectoria intachable.

Lee también

Comentarios