Lo más visto

Carta al ministro de Seguridad

Enlace copiado
Delegada territorial de Fundación Internacional de Derechos Humanos

Delegada territorial de Fundación Internacional de Derechos Humanos

Enlace copiado

Recientemente estuve en un Foro Público en el cual se tocó el tema de los desplazados a causa de la violencia en nuestro país. Fue muy importante la asistencia de las autoridades de seguridad pública quienes comentaron su punto de vista en esta temática que aqueja a la sociedad civil, empresarios y a toda la comunidad política salvadoreña. Personalmente me llamó mucho la atención la visión de nuestro ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y quisiera pensar que no conoce nuestra realidad, porque si conociéndola no se le da la importancia, nos refleja una hipocresía frente a cifras y datos que piden a gritos una seria intervención estatal en esta temática.

Considerando la poca o nula intervención estatal en lugares territorialmente controlados por las pandillas, gubernamentalmente se le ha categorizado únicamente a 50 municipios como los asediados por pandillas, tomando en cuenta que este ministerio es uno de los que tiene mayor presupuesto asignado, la pregunta es ¿qué necesitan para que hagan una efectiva y pronta recuperación de los territorios? o ¿será que es conveniente dicho control por parte de pandillas? ¿A quiénes beneficia en el fondo la violencia pandilleril? La pregunta surge luego de considerar que si el Estado pierde económicamente ¿por qué solamente actúan de manera superficial? Llegando incluso a negociar con pandilleros.

En el libro Las pandillas: su expansión territorial en El Salvador 1992-2015 se establece la posibilidad que “estas organizaciones criminales transnacionales podrían mutar en una insurgencia criminal”. De darse esto sería sumamente grave ya que es la población en general la que pierde siempre. Se tiene la percepción de vivir en un Estado fallido, sumándole a esto los casos de crímenes realizados por la Policía Nacional Civil extrajudicialmente, que en palabras del ministro de Seguridad, esto no es más que una mentira hecha por los medios de comunicación social y que pone en mal a dicha institución.

Sr. ministro, no descalifique todas las investigaciones que hacen organismos nacionales e internacionales, que si no fuera por eso no podríamos cuantificar de manera confiable todos los casos que tenemos a diario, ya que las instituciones gubernamentales se encargan de disfrazar y carecen de coordinación, no son fidedignos para la población, por lo cual urge un instituto paralelo al gobierno pero sin afinidad partidaria que se encargue de la recopilación de esta información que será de mucho provecho para todos.

Pero más que el instituto lo que necesitamos es que no nos sigan mintiendo. Necesitamos que compartan la visión y sentir de la población en general, y que, aparte de ganar un poco de credibilidad institucional, ganaran llevar la paz a todos los hogares salvadoreños, lograremos que la seguridad sea dada por el Estado y no una inseguridad que están dando los pandilleros en todo el territorio nacional. Sr. ministro, ustedes tienen la capacidad económica para contrarrestar, tienen suficientes recursos técnicos, dejen de seguir ocultando la realidad que ya todos sabemos, y entre más ustedes lo ocultan es peor para las actuales generaciones y que para las futuras será peor.

Lee también

Comentarios