Lo más visto

Más de Opinión

Carta editorial

Durante años han bebido veneno. Lo han hecho con conocimiento, motivados por la desesperación de no tener otro camino que tomar.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
En este país de desigualdades, habrá muchas personas que no van a entender qué es alegrarse por la inauguración de un pozo del que, desde el primero momento, se sabe que se va a estar extrayendo agua con dosis de plomo. Pero esta comunidad celebra con autenticidad contar con un medio a su alcance para poder abastecerse. En este lugar habitado por cientos de personas, la materialización del lujo y la máxima causa de esperanza es obtener lo que desde siempre les ha sido negado: el agua limpia. Lo mismo que a unos cuantos kilómetros de distancia se desperdicia sin ascos.

Durante años han bebido veneno. Lo han hecho con conocimiento, motivados por la desesperación de no tener otro camino que tomar. Y así se han ido enfermando y muriendo. La tragedia de estas personas ocurre en los mismos 21,000 kilómetros cuadrados en los que tantos más gastan enormes cantidades de litros en actividades no indispensables para la vida, es decir, prescindibles. Es el mismo territorio en el que se desperdicia no solo el agua, sino que también el dinero que podría bien servir para hacer que comunidades como las 12 que se agrupan en El Nilo, Zacatecoluca, no tengan que matarse en cada vaso con agua.
Esto, que es una escandalosa violación a los derechos humanos, se ha perpetuado en el tan bien aprendido discurso que han tenido desde siempre las autoridades que es el de desembarazarse de la responsabilidad. Hay en la situación de El Nilo involucradas tantas personas a las que de lo mínimo que se les puede acusar es de corrupción. Porque la corrupción no consiste solo en sustraer dinero. Ser corrupto también es no hacer su trabajo. Nadie en este país puede sentirse satisfecho de lo que hace si a pocos kilómetros hay gente cuya única opción ha sido, por décadas, beber agua contaminada.

Lee también

Comentarios