Cartas de la abuela. La mujer

Diseño divino, diseño de Dios, creada desde el principio por Dios cuando dijo: “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18). Queda claro que en toda la belleza que Dios había creado, hacía falta alguien que era necesario e idóneo para Adán, el primer hombre que él había creado: una Mujer (Génesis 2:20).

Enlace copiado
Enlace copiado

Cuando imagino la gran sorpresa que Adán llevó al despertar y el asombro que ella le causó y esas palabras que él mencionó: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne (Génesis 2:23), representó lo más maravilloso que podía ver junto a él.

En la actualidad algunos la llaman complementaria, otros compañera, otros mi pareja y algunos mi media naranja, pero realmente lo que Dios dejó escrito es “ayuda idónea” que quiere decir en la traducción original “ayudar, socorrer”, es una persona con características y cualidades diferentes a las del hombre que contribuirán a facilitar y apoyar para que mediante sus roles de mujer, ya establecidos en la Palabra de Dios, el hombre pueda lograr y llevar a cabo todo lo que necesita hacer y que Dios le ha encomendado en su hogar, en la Iglesia, su trabajo, su comunidad, la sociedad, su país y por qué no decirlo en el mundo.

Alguien dijo en una ocasión: que detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer. Mis queridas lectoras, esta ayuda de la cual vengo hablando, contiene una gran verdad y realidad. Soy abuela de 62 años y mi esposo padece la enfermedad de Alzheimer desde hace varios años y creo que esta es una gran oportunidad que Dios me ha concedido de poder ayudar y socorrer a mi esposo cada día de mi vida y de hacer viva y efectiva esta Palabra de Dios.

Fácil, no es fácil, porque cuando a la mujer en las mismas Escrituras el Apóstol Pedro dice que la mujer es vaso más frágil (1ª Pedro 3:7), significa que también fácilmente se quiebra, sin fuerza, débil, pero he comprobado y llegado a la convicción de que esta labor de ayudar a nuestros esposos no la podemos hacer solas, necesitamos de alguien con un poder superior que solo proviene de Dios.

Yo te invito, te motivo, amiga que lees esto, a que dependas de lo que Dios sobrenaturalmente puede hacer en nosotras por su gracia para ayudar a nuestros esposos, solo recordemos que él es Dios. Jesucristo dijo en el Evangelio de Juan 15:5: “Porque separados de mí nada podéis hacer”. Pruébalo y verás la gloria de Dios en tu vida y a través de tu vida.

Lee también

Comentarios

Newsletter