Caso Facebook: lecciones para debatir sobre aborto

De acuerdo con expertos, el caso FACEBOOK expone la poca transparencia en la gobernanza corporativa, ya que parece que “la compañía de tecnología más importante y menos confiable está siendo acusada de invadir la privacidad del usuario para orientar la publicidad.
Enlace copiado
Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Tanto Mark Zuckerberg, el fundador como la jefa de operaciones, Sheryl Sandberg, reconocieron que ya sabian que Cambridge Analytica (Agencia de Investigación de Internet vinculada con Rusia y contratada en la campaña presidencial pasada en USA) estaría haciendo un mal manejó de los datos de los usuarios. Ahora Zuckerberg están dando disculpas por sus acciones y dicen que está haciendo cambios en la red social para recuperar la confianza…”. https://www.inc.com/michelle-manafy/what-mark-zuckerbergs-testimony-says-about-dark-side-of-data-driven-marketing.html

A raíz de la negligencia por parte de FACEBOOK en resguardar la seguridad de los datos de más de 126 millones de personas, se ha originado una serie de boicots contra la marca de parte de personalidades en los medios, quienes han tomado como propia la indignación de los consumidores, hasta llegar a crearse el movimiento #DeleteFacbook (borremos a Facebook), que incluye activismo para ayudar a los usuarios a darse de baja, borrando los datos privados de esa red social. “Queda por ver cuántos usuarios abandonaran la plataforma…Lo que está claro es que los consumidores se están volviendo más conscientes de este tipo de comportamientos…Ahora los especialistas de marketing, antes de intentar dividir a su audiencia en datos demográficos, deberán pensar cuidadosamente sobre el valor que están tratando de ofrecer, renunciando a la búsqueda de clics para lograr hacer inversiones inteligentes en experiencias que disfruten las audiencias, entregadas en lugares confiables. De hecho, Zuckerberg inició su gira de disculpas por el escándalo de los datos con anuncios de página completa en periódicos de buena reputación...” https://www.inc.com/michelle-manafy/what-mark-zuckerbergs-testimony-says-about-dark-side-of-data-driven-marketing.html

El caso FACEBOOK nos puede dar lecciones para enfrentar constructivamente el debate sobre la despenalización del aborto en dos casos: 1. Salvar la vida y preservar la salud de una mujer gestante y 2. Cuando el embarazo es producto de una violación a una menor de edad. En las dos situaciones, si somos humanistas, vamos a compartir sentimientos de empatía con quien sufre, ya sea de ansiedad, miedo o incertidumbre (por ejemplo, si es una mujer embarazada con cáncer). Y vamos a sentir rabia, asco, repugnancia y sed de justicia ante la injusta vejación sexual de una niña inocente que encima queda embarazada. Pero ante semejantes dolorosas circunstancias, no hay que elegir “borrar al niño no nacido”, porque el aborto no cura ninguna enfermedad, abuso o violación sexual de la víctima. La despenalizando del aborto en el Código Penal no es la solución.

Así lo señalan especialistas: “Una cosa es el tratamiento médico necesario con fármacos y/o cirugías a una mujer embarazada que lo necesita y que puede traer como consecuencia no deseada la muerte del embrión (acto voluntario indirecto) y otra muy distinta eliminar la vida intencionadamente del niño en aras de un supuesto tratamiento materno. A pesar de ser considerados países en vías de desarrollo, los avances en la tecnología y conocimiento medico se han percibido en nuestros ambientes médicos públicos y privados de manera que esa colisión de derechos entre las 2 vidas se ha vuelto casi imposible de existir en un ambiente o nivel de medicina más o menos especializada. La existencia y acceso a protocolos de manejo, a librerías digitales entre otros a los diferentes profesionales ha causado una mejor calidad en la atención profesional, ya que el conocimiento está más cercano. Habrá que seguir luchando por provisionar de recursos formativos y tecnológicos de monitoreo, así como los medios necesarios a los ambientes sanitarios de áreas rurales o de menor nivel de especialización en aras de realizar diagnósticos más oportunos y así disminuir la morbilidad de las mujeres embarazadas y de los bebes con enfermedades congénitas”. Dra. Mirna Pérez Carvajal. Pediatra intensivista. Bioeticista.

Lee también

Comentarios

Newsletter