Lo más visto

Más de Opinión

Celebremos el trabajo, a pesar de la crisis

Enlace copiado
Karla Rivas -Estratega en Reputación  y Sostenibilidad

Karla Rivas -Estratega en Reputación  y Sostenibilidad

Enlace copiado

El 1 de mayo se celebró el Día Internacional de los Trabajadores en muchos países del mundo, fecha en la cual se organizan fiestas, marchas y otras acciones, pero que originalmente conmemora el movimiento obrero mundial surgido en 1886, cuyo objetivo fue emprender una lucha para conseguir derechos y mejores condiciones laborales.

En la actualidad, esta fecha tiene un gran significado considerando que el mundo del trabajo se ha visto profundamente afectado por la pandemia mundial del coronavirus y que se han perdido, solo en la primera mitad de 2020, un equivalente a 400 millones de empleos a tiempo completo así como ha habido una caída del 14 % en las horas de trabajo a nivel mundial, según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo. De estos, 8.3 millones de empleos han sido impactados en países miembros del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

El estudio evidencia además el impacto que la pandemia tiene sobre las trabajadoras quienes, de forma más desproporcionada, han sido más afectadas, creando el riesgo de que algunos de los modestos progresos en materia de igualdad de género alcanzados en las últimas décadas se pierdan y de que las desigualdades de género relacionadas con el trabajo se agudicen.

El grave impacto del covid-19 sobre las mujeres está relacionado con su representación mayoritaria en algunos de los sectores económicos más afectados por la crisis, tales como la hostelería, el comercio y la industria manufacturera. A nivel mundial, casi 510 millones de todas las mujeres empleadas, alrededor del 40 %, trabajan en los cuatro sectores más afectados, frente a 36.6 % de hombres.

Las mujeres también predominan en los sectores del trabajo doméstico, la asistencia sanitaria y los servicios sociales, donde corren mayores riesgos de perder sus ingresos, de infectarse y de transmisión del virus y es menos probable que tengan protección social.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una recesión mundial tan mala o peor que la de 2009. A medida que se intensifica la pérdida de empleo, la Organización Internacional del Trabajo estima que cerca de la mitad de todos los trabajadores a nivel mundial se encuentra en riesgo de perder sus medios de subsistencia.

Las Naciones Unidas elaboraron un marco para la respuesta socioeconómica inmediata al covid-19 que busca reforzar de manera extraordinaria la ayuda internacional y el compromiso político con el objetivo de garantizar que las personas de todo el mundo tengan acceso a los servicios esenciales y a la protección social.

La situación es en extremo retadora, sin embargo, también hay que reconocer la resiliencia de los emprendedores y empresas de todo tamaño que a pesar de la crisis han continuado sus operaciones, generando empleo y esperanza a sus colaboradores, dinamizando la economía nacional y haciendo una transición cada vez más necesaria, hacia la digitalización.

En un momento en el que a nivel mundial se buscan medidas de reactivación económica se debe reflexionar sobre el significado del trabajo en tiempos de crisis, valorar el empleo, agradecer las oportunidades de negocio que se presentan, apoyar las iniciativas de inversión del sector empresarial y las ideas disruptivas que han permitido a muchos desempleados (ahora emprendedores) seguir generando ingresos para alimentar a sus familias.

La pandemia debería ser el impulso para acelerar la implementación de medidas hacia un camino de desarrollo más sostenible y hacer que la economía, mundial y nacional, sea más resiliente.

Tags:

  • trabajo
  • crisis
  • resiliencia
  • covid-19
  • mujeres
  • empleo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines