Lo más visto

Más de Opinión

Celibato: Historia, problemas y desafíos

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao

Óscar Picardo Joao

Enlace copiado

El ser humano es un sujeto sexual por naturaleza; no obstante, y por razones religiosas –o científicas–, puede educar su fisiología sublimando –como transformación de los impulsos instintivos en actos más aceptados desde el punto de vista moral– en lo que se conoce como "celibato" o "castidad". En la actualidad circulan una considerable cantidad de historias –algunas verdaderas y otras falsas– sobre casos de sacerdotes y pastores –más en la Iglesia católica– que han llevado una doble vida: por un lado, usan el clerygman y se presentan como célibes, y por otro lado llevan una vida oculta o paralela en donde desarrollan actos sexuales con mujeres, hombres y niños. El problema de fondo es: Una inadecuada educación para el celibato, con limitadas convicciones y pobre comprensión psicológica del estado al que optaron por fe y contra-natura.

La condición de célibe tiene antecedentes en el hinduismo, judaísmo y cristianismo; en la Iglesia católica –ver E. Denzinger– el celibato se comienza a discutir en el Concilio de Elvira (300-306), en las Cartas a Himerio (384-398 d. C.), luego en el Concilio de Cartago (390) se reafirma la castidad para aquellos obispos, presbíteros y diáconos casados; en el I Concilio de Letrán (Contra la herejía de los nicolaítas o clérigos incontinentes, 1123); en el Concilio de Trento, sección XXV de 1563, se anota: "Can. 10. Si alguno dijere que el estado conyugal debe anteponerse al estado de virginidad o de celibato, y que no es mejor y más perfecto permanecer en virginidad o celibato que unirse en matrimonio [cf. Mt. 19, 11 s; 1 Cor. 7, 25 s, 38 y 40], sea anatema". No habría espacio para seguir citando y describiendo las referencias del Magisterio o canónicas sobre la continencia sexual voluntaria como renuncia radical en vista del amor por el Reino de Dios; así, para concluir, llegamos al Código de Derecho Canónico de 1917 que define claramente el "impedimento" para recibir las órdenes religiosas a los que tengan esposa, y obligación para llevar continencia perfecta; a la encíclica Sacerdotalis caelibatus de Pablo VI, al Vaticano II que establece algunas excepciones, hasta el art. 277 (n1) del Código de Derecho Canónico de 1983: "Los clérigos están obligados a observar una continencia perfecta y perpetua por el Reino de los cielos y, por tanto, quedan sujetos a guardar el celibato, que es un don peculiar de Dios mediante el cual los ministros sagrados pueden unirse más fácilmente a Cristo con un corazón entero y dedicarse con mayor libertad al servicio de Dios y de los hombres".

En el debate histórico hay dos visiones sobre la decisión del celibato, una como reafirmación de la fe basado en Mt.19,11 y en la tradición de la Iglesia; es decir como entrega total para ejercer el ministerio; y otra más de índole económica: si los sacerdotes tuvieran hijos se descapitaliza el patrimonio de la Iglesia por el derecho a herencia.

Como sea, y más allá del debate sobre la legitimidad o necesidad del celibato, es sumamente importante que en los Seminarios en donde se forman los sacerdotes se preste especial cuidado a dos temas: 1) el proceso de admisión, que está basado en la vocación, pero se debe cuidar que los aspirantes no buscan un refugio debido a su condición de homosexualidad u otra conducta alternativa; y 2) la formación psicológica profunda que demanda educar al ser humano en la continencia sexual por valores y principios religiosos.

En no pocas veces Mons. Luis Eduardo Henríquez Jiménez –en Venezuela–, Mons. Arturo Rivera y Damas –en El Salvador–, de grato recuerdo, me comentaron sobre sus preocupaciones por la cantidad de sacerdotes emproblemados por asuntos del celibato. En una sociedad con altos niveles de hedonismo, secularización y materialismo, si no se resuelven estos problemas no tendremos más referentes como San Óscar Romero...

Tags:

  • celibato
  • Concilio de Trento
  • Iglesia
  • seminarios

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines