Lo más visto

Cero tolerancias hacia corrupción y noticias falsas

El Salvador está mostrando finalmente su vocación democrática a través de acciones contundentes contra el flagelo de la corrupción en todas sus formas, en especial contra el uso indebido de bienes públicos y en las manifestaciones oscuras contra la libertad de expresión y de prensa.
Enlace copiado
Cero tolerancias hacia corrupción y noticias falsas

Cero tolerancias hacia corrupción y noticias falsas

Cero tolerancias hacia corrupción y noticias falsas

Cero tolerancias hacia corrupción y noticias falsas

Enlace copiado
Durante el evento de la Semana de la Transparencia, varios líderes del movimiento ciudadano e institucional reunidos en el Consorcio por la Transparencia, formado por FUNDE, FUSADES, DTJ y APES, han expresado un vehemente llamado a la ciudadanía y a los medios de comunicación para sumarse a esta lucha democrática.

El auge del gusto por consumir noticias falsas o desinformación denigrante entre la población salvadoreña no es solo una preocupación local sino internacional, de acuerdo con el decano de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, Steve Coll. La búsqueda despiadada de audiencia emitiendo o publicando noticias en las cuales no se verificó la fuente o los datos podría mostrar que los profesionales del periodismo en los medios deben luchar con la tentación de no buscar solo ratings de audiencia o compra publicaciones, sino ejercer un trabajo investigativo que fomente la credibilidad en el medio de comunicación. Esto produce buenos resultados sostenibles en el corto, mediano y largo plazo en la democracia y en el negocio.

Como ciudadanos podemos apoyar el fortalecimiento de una cultura más transparente como aporte en la prevención de la corrupción, en especial en el campo de la creación de noticias falsas, ya que muchas veces a través de las redes sociales podemos contribuir a diseminación de noticias sin fundamento que destrocen la honorabilidad de las personas o contribuyan a condenar mediáticamente a personajes que estén siendo procesados por presuntos desfalcos al estado. Esto no permite que funcione el estado de derecho y la institucionalidad.

Se hace necesario entonces descubrir las clases de mentiras que hay para que podamos rectificar el camino. Tomaremos las ideas de Dietrich y Alice von Hildebrand: En primer lugar, se puede hablar de la falsedad del “mentiroso experimentado que no ve nada malo en afirmar lo contrario de lo que es verdad cuando le conviene. El segundo tipo es la de quien se miente a sí mismo y, en consecuencia, a los demás: con la mayor tranquilidad borra de su mente todo lo que le resulta difícil o desagradable, y no solo esconde su cabeza como un avestruz, sino que se convence a sí mismo de que va a hacer algo, cuando sabe perfectamente que no va a hacer nada; no quiere reconocer sus propias faltas y, ante cualquier situación que le resulta humillante o embarazosa, tergiversa enseguida su significado para disimularla. La diferencia entre este tipo de persona falsa y el hipócrita o mentiroso experimentado es evidente: aquella defrauda, sobre todo, a sí misma y solo indirectamente a las demás; se engaña primero a sí misma y, luego, a las demás, parcialmente de buena fe. En el tercer tipo de falsedad, la ruptura con la verdad es aún menos reprensible, pero más profunda, y se refleja todavía más en el mismo ser de los mentirosos de este tipo: su personalidad es decepcionante; son incapaces de experimentar una alegría verdadera, un entusiasmo genuino, un amor auténtico; todas sus actitudes son fingidas y llevan el sello de la pura apariencia...”.

Tags:

  • corrupcion
  • transparencia
  • institucionalidad

Lee también

Comentarios