Colegas: votemos el 4 y 10 de marzo

Enlace copiado
Enlace copiado

Nos acercamos al día de elecciones para diputados y concejos municipales, y seguimos escuchando pocas propuestas concretas. Al contrario, ha abundado la publicidad de la propia imagen –anticipada, por cierto– pero poco debate y mucho menos seriedad de propuestas. La escasa propuesta que ha tenido lugar, en la abundancia de medios que les han dedicado espacios para ello, ha sido pobre, populista, superflua y hasta en muchos casos contradictoria.

Y aunque muchos han hablado genéricamente de cuidar la economía, mejorar la seguridad, salud y educación, nadie –que sepamos– ha asumido compromisos claros y contundentes respecto al superlativo y tan relevante tema que significa la próxima elección de cinco magistrados propietarios y cinco magistrados suplentes de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Las campañas electorales son la oportunidad para conocer a los candidatos, cómo piensan, qué proponen, cómo lo harán, y obtener de estos, compromisos concretos. En el tema de la Sala de lo Constitucional nos están debiendo pues se han quedado muy cortos. No se han comprometido de manera clara a una elección sin retrasos, cuyo peligro es que quede acéfala la Sala y que se elija hasta después de las presidenciales de 2019.

Salvo un par de excepciones, tampoco se han comprometido contundentemente a una elección sin reparto de cuotas partidarias; a una elección que respete la prohibición Constitucional de hacer traslados de magistrados entre las distintas Salas; a una elección que privilegiará el mérito, probidad e idoneidad. Lo que está en juego es muy importante y no puede ser dejado fuera del debate y la propuesta electoral.

Por otro lado, a tan solo una semana después de las elecciones del 4 de marzo, celebraremos nuestras elecciones del gremio de abogados que organizamos en FEDAES, para obtener la lista parcial de 15 candidatos a la CSJ. Son más de 30,000 los abogados llamados a votar, quienes tendremos el privilegio y enorme responsabilidad constitucional de ejercer nuestro deber y derecho al voto el 10 de marzo.

Por eso es absolutamente reprochable que algunas asociaciones de abogados postulen la candidatura de personas evidentemente cuestionables, algunos que incluso en el pasado reciente fueron destituidos de sus cargos por clara vinculación partidaria, y que además se estén encargando de entorpecer el proceso de FEDAES. Por supuesto, dichas actuaciones evidencian sus reales y perversas intenciones.

El CEJ vuelve a insistir, como lo ha hecho antes, en pedirle a los abogados y a la ciudadanía que no permitamos que lleguen a la CSJ personas no idóneas, cuyas agendas no sean el ejercicio honesto e independiente de la magistratura. No podemos dejar semejante responsabilidad en manos de cualquiera.

Todos los ciudadanos debemos asumir conciencia de la trascendencia de estos procesos eleccionarios. Si queremos vivir en democracia, es indispensable contar con un Órgano Judicial fuerte e independiente, intolerante con la corrupción y dispuesto a asumir el rol que le corresponde dentro del necesario balance de poderes que sostienen a nuestra República.

Por eso exhortamos a los candidatos a diputados que se comprometan públicamente a elegir como magistrados únicamente a personas que en su trayectoria profesional y privada se han conducido con base en la moral, y que cuentan con la preparación, vocación y el valor de asumir el noble reto de ejercer dignamente tan alta magistratura judicial.

Lee también

Comentarios

Newsletter