Lo más visto

Más de Opinión

Comentando sobre elecciones

Enlace copiado
José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

Enlace copiado

En nuestro país, hemos avanzado en materia electoral. Las primeras elecciones en el siglo XIX fueron por elección indirecta. Se daban elecciones en juntas populares, los electos iban a juntas de distrito y estos a juntas departamentales. Los analfabetos no tenían la calidad de ciudadanos, salvo que fueran propietarios de inmuebles o "cabezas de familia". Por la constitución de 1841, para ser electo diputado se requería poseer una propiedad de al menos 500 pesos o ingresos por igual suma. El voto era público, por lo que el campesinado se veía obligado a votar por lo que su patrono le decía, ya que estaba al frente de la mesa de votación, él o sus capataces. La mujer estaba excluida tanto del sufragio activo como del pasivo. Es hasta en la Constitución de 1950 que se estableció definitivamente que son ciudadanos todos los salvadoreños mayores de 18 años, sin distinción de sexo. En la Constitución de 1983 quedan fijadas las características del sufragio: libre, directo, igualitario y secreto.

En 1964 por vía legislativa se implementó el sistema de representación proporcional para las elecciones de diputados. Antes de ello teníamos el sistema mayoritario, en el cual el partido que ganaba la elección en un departamento obtenía el número total de diputados, aunque ganara por 100 votos. En la práctica funcionaba el sistema de planilla única con solo un partido inscrito. Durante todas las elecciones que se celebraron en el tiempo en que gobernó Maximiliano Hernández Martínez, el Pro Patria era el único que participaba, siendo todos los diputados fieles al presidente. Durante los 4 años del general Salvador Castaneda Castro, todos los diputados eran del partido del general, el PUSD. Con el Consejo de Gobierno Revolucionario, Osorio y Lemus, todos los diputados eran del partido oficial el PRUD, único que presentaba planillas, con la excepción en 1950 para la Asamblea Constituyente, que el resultado de la elección fue de 38 diputados para el PRUD y de 14 para el PAR, siendo el total de diputados en esa fecha de 52. Vale consignar que en 1956 participó en las elecciones de diputados el PAN, no ganando ninguna curul.

Ya en el siglo XXI, se estableció el voto residencial, el voto en el extranjero, las candidaturas no partidarias, los concejos pluri partidarios (no concejos plurales, porque todo concejo municipal por su propia definición es plural), el voto cruzado, la despartidización de las Juntas Receptoras de Votos. Tenemos que el sistema electoral se ha ido modificando para bien, por sentencias de la Sala de lo Constitucional, gracias a demandas de ciudadanos. En nuestros procesos electores, después de los Acuerdos de Paz, desapareció el temor a violencia, que el fraude asomara, que luego vinieran las protestas callejeras y el empleo de la fuerza gubernamental para detenerla. Tan seguras fueron nuestras elecciones que el presidente de Estados Unidos Bill Clinton, sin temor ninguno a trifulcas, hizo una visita oficial el martes 9 de marzo de 1999, dos días después de las elecciones presidenciales, en que participaron 7 candidatos.

Colocados en un análisis imparcial, hemos avanzado en nuestro sistema y procesos electorales, por ello que los brazos del mal no lo hagan retroceder. Queda todavía una deuda: que se cumpla el art. 218 Constitución, que los funcionarios y empleados públicos no se prevalezcan de su cargo para hacer política partidista, lo cual también es aplicable a los municipales. Queremos elecciones exentas de vicios.

Tags:

  • elecciones
  • Constitución
  • juntas
  • representación proporcional
  • concejos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines