Lo más visto

Más de Opinión

¿Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad?

Enlace copiado
Roberto Montoya Argüello

Roberto Montoya Argüello

Enlace copiado

Un contrasentido más en la maraña de sucesos que están atropellando a diario la inteligencia y el civismo de los salvadoreños. El título de la Comisión es el resumen de lo que con ella se pretende y en el que se lee claramente que va orientada "contra la corrupción y la impunidad". Si se omite la investigación de casos de corrupción (esencialmente de funcionarios corruptos y sus corruptores) ipso facto se cae en la impunidad de tales infractores. ¿Qué pretenden ocultar para evitar que se investigue? ¿A quiénes se protege o intenta proteger al eximirlos de la investigación? Son muchas interrogantes las que surgen y cada una de ellas con un hilo impresionantemente largo de dudas colaterales a las que los ciudadanos tenemos el derecho de que se nos aclaren.

Los casos de corrupción han sido públicamente expuestos en nuestra historia reciente, con señalamientos claros de investigaciones que por razones non sanctas se han omitido: casos como los del exdirector del OIE Manuel Castillo quien al parecer vive en Canadá; del exministro de Obras Públicas David Gutiérrez cuyo paradero se desconoce, etcétera. ¿Cuántas "colas pateadas" tienen esos personajes que prefieren guardarles de la luz pública por miedo quizás al caos que generaría el conocer la verdad?

Casi sin excepción, todos los salvadoreños deseamos que se descubra toda la podredumbre de nuestro sistema político-social para que tengamos bases que nos permitan proponer, planear y ejecutar un proyecto político libre de tanta maldad y malicia en las acciones. Vemos ahora que nos preocupamos por ser más humanos recogiendo de las calles de las ciudades a perritos y gatos callejeros abandonados a su suerte, pero no nos sensibilizamos de los niños, mujeres y ancianos abandonados que nos encontramos día a día. Para ellos no tenemos programas sociales porque no hay presupuesto, pero vemos funcionarios a los que con sus prestaciones de fin de año se les otorgan casi $30,000.00 en diciembre para que tengan "una Feliz Navidad" sin importarnos aquellos que no logran llegar ni a $60.00 en todo el mes. Estas injusticias sociales claman al cielo por su reparación.

En el gobierno que ya tiene casi los 6 meses no hemos visto que se haga una reingeniería para eficientizar las funciones y el rendimiento de las dependencias oficiales sino que al contrario, las siguen hipertrofiando con el ingreso personal producto de cuotas político-partidarias y no necesariamente con idoneidad. Imperan la prepotencia, la amenaza, el deterioro de la imagen entre aquellos que pretendemos alzar la voz contra las incorrecciones cometidas por las autoridades de turno en las instituciones del gobierno. Siguen los casos en los que la Corte de Cuentas de la República dio el aval a compras de edificios con visos de vicios ocultos y que por ello las autoridades actuales dicen que no se pueden investigar y no interponen avisos en la FGR para que investiguen y, sin CICIES, todos impunes.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines