Lo más visto

Más de Opinión

Cómo destruir una sociedad

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

En 1958 Robert Welch, un multimillonario de Estados Unidos hecho él solo, dio un discurso que hasta la fecha es válido en cada uno de esos conceptos, se tituló Diez Formas de Destruir a Estados Unidos por gente de adentro, aplica para destruir cualquier sociedad en la que hay libertad, progreso y valores. A la fecha los liberales en Estados Unidos, gente de izquierda ideológica, lo odian por sus sólidos argumentos, alineados con los planteamientos de los grandes filósofos, Von Mises, Von Hayek y Friedman entre otros. Dichos postulados han destruido sociedades a lo largo de la historia reciente, lo compartimos por considerarlo de relevancia ahora que viene el nuevo Gobierno, aunque son valores universales ciertos e irrefutables todo el tiempo.

Welch consideraba que el objetivo era rendir a Estados Unidos paso por paso, historia repetida en muchos países: 1) aumentar gradual y sustancialmente el gasto del Gobierno, desaparecer enormes cantidades de dinero en cosas vanas o innecesarias, 2) aumentar en forma radical los impuestos de todo tipo, los que según sus impulsores hacen que pague más el rico que a la larga resulta en que pagan más todos, 3) altos déficits presupuestarios, desbalanceados a pesar de la mayor recaudación que producen los altos impuestos (suena conocido, no, es lo que hizo el FMLN en sus dos periodos de Gobierno, aumentar el gasto, subir impuestos y altos déficits presupuestarios), 4) crear inflación alta, el peor de los impuestos que castiga principalmente a los pobres. Caso espectacular, Venezuela, Alemania previo la Segunda Guerra Mundial, la inflación subió más del 1,000 %, el valor del dinero se volvió irrelevante, los lugares de venta estaban desabastecidos, el dinero no se contaba, se pesaba con libras, 5) fuerte control estatal de los precios y tarifas, supuestamente para controlar los precios, lo que resultó indefectiblemente en mercado negro y precios más altos para todo. Eso lo vemos en todas las sociedades que han tenido ese tipo de Gobiernos, aquí lo vivimos en los Gobiernos de Duarte que llevaron a la economía a niveles nunca antes vistos.

6) Un control cada vez más grande de las actividades económicas y en general de los movimientos de la población. Esto no se logra automáticamente sino por el crecimiento enorme del Estado y sus instituciones que vuelven cada vez más difícil todas las operaciones y van tomando control de la sociedad de una manera paulatina y aunque no ordenada eficiente y destructiva, 7) un paulatino aumento del poder centralizado en el Gobierno, Casa Presidencial neutralizando o eliminando el balance de poderes y la autonomía territorial de municipios y organizaciones fuera de su círculo.

8) Control total de la educación a través de lo cual se apoderan de la mente, pensamientos y formación de los jóvenes. Eso se ve con claridad en las sociedades más autoritarias como Cuba y los más recordados países del socialismo del siglo XXI, 9) bombardeo constante de ideas sobre que deben alcanzarse a cualquier precio, la paz por supuesto en términos socialistas, 10) logrando por supuesto el rendimiento absoluto de la población en pro de una paz que ni se comprende ni es realmente paz, sino rendirse al Estado que se vuelve todopoderoso.

Eso pasó con Hitler, Fidel Castro, Mussolini, Hugo Chávez y los presidentes populistas argentinos, un país tan rico que nunca ha progresado por su decantamiento por votar por peronistas y populistas como Kirchner y después su esposa.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines