Lo más visto

Más de Opinión

¿Cómo estamos en el Índice de Estado de Derecho?

Mucho se habla de la necesidad de fortalecer el Estado de derecho, siendo común que resulte complejo incluso definirlo.
Enlace copiado
¿Cómo estamos en el Índice de Estado de Derecho?

¿Cómo estamos en el Índice de Estado de Derecho?

¿Cómo estamos en el Índice de Estado de Derecho?

¿Cómo estamos en el Índice de Estado de Derecho?

Enlace copiado
 De manera sencilla, se puede decir que es aquella situación en la que gobernantes y gobernados se someten al imperio de las leyes democráticamente establecidas, y que al presentarse violaciones a las mismas, se aplican las respectivas sanciones. Es un anhelo al que todo país debe aspirar, pero que muchas veces vemos frustrado.

Recientemente, la organización estadounidense World Justice Project (WJP) divulgó su Índice de Estado de Derecho (IED) correspondiente a 2016, el cual se viene presentando anualmente desde 2008, y que en la actualidad evalúa a 113 países. El IED brinda elementos importantes para dimensionar lo que es el Estado de derecho y lo define con base en cuatro principios: 1) existe rendición de cuentas del gobierno y sus funcionarios; 2) las leyes son claras, estables y protegen derechos fundamentales; 3) el proceso de aprobación de leyes, así como su aplicación es transparente, justo y eficiente; y 4) la justicia es pronta, efectiva e impartida por un órgano de justicia competente, independiente y ético, y que cuenta con los recursos suficientes. Para ello, desarrolla una evaluación de los indicadores siguientes: limitaciones a poderes públicos, ausencia de corrupción, gobierno abierto, derechos fundamentales, orden y seguridad, aplicación de las regulaciones, y justicia civil y criminal. En él se parte de la premisa de que el Estado de derecho es fundamental para que los países logren mayor equidad y mayores oportunidades.

El IED del año 2016 califica a El Salvador con una puntuación bastante mediocre de 0.49, en una escala en donde 1 es la máxima puntuación y 0 la mínima. Noruega tiene la máxima nota con 0.89, y en América Latina, Uruguay obtiene 0.72, Costa Rica 0.68, y en el último lugar Venezuela con 0.28. Preocupa que dentro del ranking de países estamos en el número 75, lo que significa una pérdida de 8 posiciones con relación al IED de 2015. Esta considerable disminución nos tiene que poner a reflexionar seriamente, pues me parece que estamos en un contexto de un Estado de derecho débil y en riesgo de deteriorarse más si no se hacen correcciones.

No sorprende en lo absoluto que aparezcamos mal en el IED 2016, pues frecuentemente vemos acciones contrarias y riesgosas para el Estado de derecho, tales como: criminalidad e impunidad, colapso del sistema penitenciario, ataques contra la Sala de lo Constitucional, corrupción, atrasos en elecciones de segundo grado y el reparto de instituciones, planteamientos de reformas que buscan confiscar las cuentas de ahorros para pensiones; negación de información pública, y cuando la justicia no es pronta ni efectiva, entre otras.

Me parece valioso destacar lo que el WJP señala en el informe para comprender y dimensionar la importancia que tiene el Estado de derecho para los países, en el sentido de que cuando el Estado de derecho es débil, las medicinas no llegan a los hospitales, la violencia criminal se descontrola, las leyes se aplican de forma desigual y las inversiones se detienen; y que por otra parte, un Estado de derecho fuerte reduce la corrupción, mejora la salud pública y la educación, disminuye la pobreza y protege a las personas de las injusticias.

Muchos de los problemas existentes en el país se deben precisamente a que tenemos un Estado de derecho débil, y es por ello que si queremos tener una democracia de calidad y alcanzar el desarrollo económico y social conducente a mejorar las oportunidades y condiciones de vida de los salvadoreños, debemos respetarlo y fortalecerlo.

Tags:

  • derecho
  • judicial
  • estado de derecho

Lee también

Comentarios