Lo más visto

Más de Opinión

Como repetimos insistentemente, es en las crisis cuando más se necesitan orden y disciplina

La improvisación es siempre caldo de cultivo para los desastres; y si la improvisación se junta con el desorden, todo tiende a salirse de control.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Manejar una crisis de manera efectiva y sostenible demanda que estén verdaderamente en práctica no sólo criterios adecuados a la emergencia de la que se trata sino también, y de manera muy determinante, métodos de acción que respondan a la atmósfera que impera y a las necesidades que se hacen sentir. En este caso, la crisis es particularmente desafiante porque está marcada a fondo por una incertidumbre que es su principal signo característico y por un pánico que se ha ido volviendo viral en los más diversos sentidos. Esto tenemos que reconocerlo con todas las señales que están hoy haciéndose sentir y a la vez procesarlo con las múltiples exigencias que hacen ebullición en los más variados ambientes, incluyendo por supuesto al nuestro.

En el país ya se está viendo que las ansiedades que imperan por la situación empiezan a derivar en muestras multitudinarias de descontento, que constituyen evidentes invocaciones a la violencia callejera, que hay que evitar a toda costa que pasen a más. El detonador que se ha hecho sentir es el desorden en la entrega de los 300 dólares que se decidió otorgarles a los más perjudicados, popularmente hablando, por la pandemia que ha venido a sacudirlo todo. Tales expresiones, que por ahora son más amenazas que hechos concretos, indican la fragilidad de nuestras condiciones sociales y a la vez invocan, con signos muy preocupantes y de alta peligrosidad, el imperativo de hacer cuanto antes lo que sea pertinente para que la situación no vaya a desbordarse en ningún sentido, ya que eso sería lo peor que puede pasar, sobre todo en las actuales circunstancias.

Esto que ha ocurrido debe servirles como signo de alerta en primer lugar a las autoridades responsables de la conducción de las diversas políticas nacionales, para que midan de antemano las potenciales consecuencias de sus decisiones y de sus acciones, tanto en lo positivo como en lo negativo. La clave de los buenos resultados, como venimos reiterándolo sin cansarnos de hacerlo, se centra en estar en todo momento enfocados en lo que pasa, teniendo como objetivo y como meta los intereses fundamentales del bienestar social y del progreso económico compartido. Cuando ambas cosas se conjugan efectivamente se van abriendo las oportunidades de una vida mejor en todo y para todos. A eso hay que apuntarle sin pensarlo dos veces. Y aquí hay que recalcar un punto vital: la improvisación es siempre caldo de cultivo para los desastres; y si la improvisación se junta con el desorden, todo tiende a salirse de control.

En todo momento, y ya no se diga en las actuales condiciones, la gestión gubernamental y el desempeño político tienen que estar regidos por una claridad de análisis sin evasivas y por una metodología de trabajo que armonice perfectamente con los movimientos del fenómeno real. En este caso, hay que tomar en debida cuenta los efectos de la crisis pandémica que padecemos y los impactos que eso produce en el ánimo de la gente, perturbado por tantos factores que se acumulan.

Cuando la realidad está agitada al máximo es cuando hay que hacer más esfuerzos de autocontrol ordenador; y los primeros en dar muestras de ello tienen que ser los liderazgos nacionales, comenzando por los que gobiernan.

Perder el paso por querer funcionar sin medir consecuencias ni apegarse a la claridad del avance puede convertirse con gran facilidad en un serio peligro de desquiciamiento, con todo lo que eso puede acarrear de irreparable.

Todos en el país debemos cuidar al máximo las acciones y las reacciones, sin recaer en conflictividades estériles. Lo que tendría que ocupar la atención generalizada es que podamos superar la crisis con el menor número de daños posible.

Tags:

  • orden
  • crisis
  • improvisación
  • alerta
  • autocontrol

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines