Lo más visto

Más de Opinión

¿Cómo salir de la pobreza?

Después de concluido el conflicto bélico los diferentes gobiernos transcurridos a esta fecha se han comprometido a disminuir el nivel de pobreza, pero durante dicho período no se advierte mayor progreso y por el contrario se han dado algunos pasos para atrás, conviene analizar las gestiones y la forma en que se han realizado; el principio básico es correcto, la generación de empleo, pero el problema estriba en los mecanismos para lograrlo, lo cual aparentemente no se ha efectuado siguiendo una técnica o un plan de acción programado, es semejante a estar “dando palos de ciego”, sin escoger países, empresarios, sin mayor cosa que ofrecer, bajo un clima no apto para la seguridad de todo orden, legal, delincuencial, financiero, tramitación gubernamental, control fronterizo, incentivos fiscales, disponibilidad de recursos naturales y humanos capacitados, etcétera, ¿existe acaso una oficina que reúna todos estos datos en forma ordenada para ofrecer a un tipo especial de industria que sea más conveniente al país por la explotación de nuestros recursos y requieran abundante mano de obra en el campo, la industria y el comercio o que se hayan hecho estudios de factibilidad técnicos, económicos y financieros para ofrecer a inversionistas nacionales o extranjeros, incluso por concursos públicos y que les sea atractivo?
Enlace copiado
¿Cómo salir de la pobreza?

¿Cómo salir de la pobreza?

¿Cómo salir de la pobreza?

¿Cómo salir de la pobreza?

¿Cómo salir de la pobreza?

¿Cómo salir de la pobreza?

Enlace copiado
La estabilidad del sistema político, quiérase o no, influye en las decisiones de los inversores y mientras no existan acuerdos entre partidos ideológicos, será muy difícil atraer inversiones; el Dr. David Escobar Galindo afirmó recientemente: “Desde que concluyó el conflicto bélico y pasamos a esta nueva etapa de competitividad abierta entre todas las fuerzas nacionales, la estabilidad del esquema político se ha mantenido invariable, la inestabilidad de dichas fuerzas para entrar en interacción constante da la sensación constante que vamos a la deriva”.

Si aceptamos esa afirmación, que a todas luces es real, es difícil consensuar objetivos que nos lleven a una escalada de desarrollo y menos a reducir la pobreza por medio de decretos para cumplir estrategias, por lógica primero tenemos que arreglar la casa ordenando nuestras finanzas y saber priorizar las necesidades para cubrirlas con los ingresos promedios obtenidos con base en años anteriores, pese a que automáticamente se aumentan cada año con el IVA, por el creciente costo de vida, los precios de los combustibles, las multas de tránsito, impuestos aduanales y otros.

La práctica de regalar alimentos, vestuario, artículos escolares, pensiones a longevos que nunca cotizaron, es un alivio aparente entre las personas de paupérrima condición, lo ideal es que el monto de esos regalos se invirtiera en proyectos productivos que generen empleo y superávit financiero que permita la asistencia social en hospitales, medicamentos, asilos de ancianos, comedores y dormitorios públicos y cubrir tantas otras necesidades, dinero que tiene que salir de los rendimientos en proyectos que contribuyan a fomentar las inversiones. No se puede regalar lo que no se tiene ni se ha ganado, es una realidad. Lo medular del problema está en buscar el tipo de fuente generadora de máximo empleo a un mayor sector de la población, si bien el rol del Estado no es la producción y comercialización de bienes y servicios de consumo, pero sí promover y fomentar los climas de inversión en las áreas que el país ofrezca, las facilidades de recursos básicos, incluyendo el humano, para lo cual debe preparar la formación de ciudadanos en la enseñanza básica, técnica y superior y que lo obliga el artículo 101 de nuestra Constitución Política; desde esa perspectiva es obligación del Estado estudiar alternativas de explotación de nuestra riqueza natural.
 

Tags:

  • conflicto armado
  • gobiernos
  • pobreza
  • competitividad
  • finanzas

Lee también

Comentarios