Lo más visto

Más de Opinión

¿Cómo salir del atolladero y no volver a caer?

Enlace copiado
Óscar Rubén Zelaya L. Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Rubén Zelaya L. Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Previo al comentario preparado para esta oportunidad, deseo agradecer a Dios por permitir extender mi existencia hasta este día, un poco más del promedio de vida humana, con la salud necesaria para valerme por mis propios medios y la capacidad para expresar lo que he logrado aprender y experimentar de mi vida profesional, que como ciudadano consciente creo es la oportunidad de devolver a la sociedad lo que me ha permitido aprender y experimentar, por lo que el Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas acordó otorgarme el honor de nominarme el Economista Distinguido de este año, con motivo del Día del Economista, lo que mucho agradezco profundamente.

Justamente hace algunas semanas en COLPROCE se inició una serie de conferencias y el desarrollo de temas de suma importancia para analizar los graves problemas económicos y sociales que estamos padeciendo, ejerciendo su verdadera función investigadora y estudios de alternativas de solución a tales situaciones, cual si fuera un gran laboratorio con muchos profesionales asociados experimentados en diferentes especialidades y tendencias, precisamente en estos momentos es cuando más se necesita salir adelante, incluyendo la orientación de las inversiones nacionales y extranjeras, por cuanto disponemos de grandes y ricos recursos naturales que están en desperdicio, por lo que es de felicitar esta decisión del Colegio.

En cuanto a la situación financiera nacional, ya un economista especializado, que es uno de los pocos funcionarios al frente de lo que conoce, el Ministerio de Hacienda, ha presentado un programa para salir del ahogamiento financiero de la deuda pública, como primer paso para respirar y luego se podría continuar con los programas de ahorro público, pues a la fecha no existen estudios de factibilidad técnicos económicos que demuestren los beneficios de proyectos solicitados por las dependencias públicas, los que se aprueban sin demostrar la rentabilidad social que representarán las inversiones solicitadas y constituyen dificultad de aprobación de préstamos en la Asamblea, obligando a seguir endeudándonos y volver a caer a la misma laguna de problemas que trata de salir el Sr. ministro.

Existen tantos problemas a estudiar, tal el caso de las inversiones, por lo cual continuamos sufriendo del bajo nivel de empleo y consecuentemente de pobreza, se sueña por parte de algunas autoridades con atraer grandes plantas industriales de productos suntuarios con materias primas y materiales costosos importados, dejando de explotar nuestros propia fauna con cientos de frutales, hierbas y otras con propiedades insospechadas de vitaminas y medicamentos, cuyas inversiones en la industrialización de ellas serían centenares de pequeñas, medianas y grandes empresas fabricando diversas presentaciones de derivados, generando miles de empleo en el agro, la industria y el comercio, para ejemplos el mango, marañón, sábila, chipilín y tantos más, cuyos costos serían bajos que abastecerían a la población de mínimos recursos para mitigar su hambre y conservar su salud con la extensa cantidad de alimentos procesados, además de la generación de divisas en las exportaciones.

La escasez de agua que se está sufriendo y que el invierno brinda hasta causar inundaciones en cultivos y poblados, que afectan a muchos miles de habitantes, aún no se ha controlado ni mucho menos almacenado para los períodos de sequía, agregando el problema de la educación integral, donde falta la moral, cívica y principios de relaciones que nos llevan a profesionales y funcionarios corruptos, son algunos de los factores, que en nuestro caso estamos estudiando como Asociación de Fomento del Medio Ambiente que recién hemos creado.

Tags:

Lee también

Comentarios