¿Cómo y cuándo vamos a desarrollarnos?

Enlace copiado
Enlace copiado

Colaborador de LA PRENSA GRÁFICAEn reciente seminario celebrado por COLPROCE conmemorando la Semana del Economista, se expusieron temas relacionados con los avances tecnológicos y científicos para lograr el desarrollo económico y social en diferentes países y lo que al respecto están realizando diversas universidades e instituciones nacionales, esfuerzo no divulgado y desconocido por la población, pero ello permite comparar la posición en que nuestra pequeña nación se encuentra, partiendo de la base educativa en sus diferentes niveles, lo que conmovió a los asistentes por el descuido institucional para la formación de ciudadanos capaces y productivos, ahora estamos a la zaga ante el resto de la región.

Considerando el proceso educativo, es evidente que cualquier persona puede comprobar con simples comparaciones ante países vecinos, especialmente con Costa Rica, el adelanto tecnológico y de formación de su población, entre aproximadamente 185 países nos encontramos en la cola del 170 y el mencionado hermano en un 27.º lugar, sencillamente, ellos le apostaron hace más de 50 años a la educación; se cuenta que en Uruguay los padres de familia que no tienen estudiando a sus hijos en edad escolar son sancionados invalidando pasaportes, DUI y otros privilegios ciudadanos, nosotros queremos por mal, basta recordar que hace más de 25 años éramos la cabeza en economía y desarrollo en Centroamérica y a estas alturas somos los últimos, “adivina adivinador” ¿a qué puede deberse ese cambio?, incluyendo la inversión extranjera que prefiere a los países más preparados en sus recursos humanos; esta situación no es de hoy, se viene reduciendo desde hace décadas, en cuál administración más o en cuál menos, lo puede constatar cualquier ciudadano acucioso mayor de 50 años de edad.

El primer paso es mejorar nuestro sistema educativo con materias básicas para lograr ciudadanos preparados integralmente, justos, conscientes moral y espiritualmente, con amplia salud mental, acuciosos en la investigación técnica y científica, capaces de realizar sus ideas y creatividad, respetuosos de las leyes y principios de ética, convivencia familiar, humana y social, para lo cual debe reincorporarse materias que fueron retiradas de estudios desde el nivel primario hasta el universitario, la Cívica no solo se limita a conocer el himno nacional, la oración a la bandera, la Constitución Política, derechos y deberes ciudadanos, sino la configuración administrativa de nuestra nación, sus Códigos, funciones del Estado, amor a su patria, formas de servirle para engrandecerla, aporte de conocimientos adquiridos en beneficio de su desarrollo, saber elegir a sus gobernantes por sus capacidades y tantas cosas más, no únicamente criticar, saber actuar, participar, etcétera.

La moral es otro tema de gran alcance, tiene que ver con la personalidad, la cultura general y el manejo de las finanzas públicas y privadas, proviene de la formación de principios y valores, potenciando la honorabilidad de cada quien, volviéndolo apto para ejecutar proyectos de toda índole, auxiliado de personas que desean el bien del país, evitando cantidad de diversos delitos, además del crimen común, el peculado, la corrupción, impunidad; actualmente faltan los principios espirituales lo que contribuye a la desconfianza de funcionarios y lógicamente si aportaran su acervo intelectual, sería posible comenzar a desarrollarnos. ¿Cuándo gozaremos de esa grandeza tan esperada? Al comenzar de inmediato a implementar estos pensamientos lo verá nuestra tercera generación.

Lee también

Comentarios

Newsletter