Competitividad municipal

<p>El artículo 206 de la Constitución de la República establece que los planes de desarrollo local deberán ser aprobados por el Concejo Municipal respectivo; y las instituciones del Estado deberán colaborar con la Municipalidad en el desarrollo de los mismos. ¿Cuántos de los 262 municipios tienen un plan de desarrollo local en ejecución y con indicadores de resultados? Nadie sabe. Se desconoce si alguna institución pública lleva ese registro.</p>
Enlace copiado
Competitividad municipal

Competitividad municipal

Enlace copiado
<p>Estos informes les permitirían a los ciudadanos (contribuyentes) conocer el avance de dichos planes y el uso de los fondos que administran las alcaldías. Solo el FODES (8% de los ingresos corrientes del presupuesto general), son más de $299 millones al año. Estos recursos –aunque han ido aumentando– no son suficientes para atender las crecientes necesidades de las comunidades. Además, al declinar la actividad económica, muchas municipalidades han visto disminuir sus ingresos. Otro hecho que presiona las finanzas municipales es la aplicación de varias leyes y programas nacionales que requieren del apoyo municipal, debido a que no se le asignan recursos adicionales a los municipios para realizar dichas tareas. Consecuentemente, el FODES corre el riesgo de pulverizarse.</p><p>&nbsp;</p><p>Una cosa es clara. Ninguno de los partidos y candidatos que han llegado a la presidencia de la República en los últimos 23 años ha impulsado realmente el desarrollo local. Casi todos lo han prometido, pero al llegar al poder cambian de idea. Prueba de ello es que llegar al 8% del FODES ha sido producto más de una gestión política de los municipios y de su gremial, que resultado de una política pública de descentralización y desarrollo territorial. Seguir aumentando incondicionalmente el FODES es difícil. Por varias razones, entre ellas: (1) crítica situación fiscal, (2) no hay voluntad política para descentralizar, (3) falta de delimitación de varias competencias entre gobierno nacional y municipalidades. Consecuentemente, un plan de nación debe incluir la descentralización y el desarrollo económico local.</p><p>&nbsp;</p><p>Afortunadamente, la realidad avanza más rápido que la construcción de un plan de nación. ¿Cómo es eso? Inversionistas privados, organizaciones gubernamentales y decenas de gobiernos locales han optado por hacerle frente a las demandas socioeconómicas y avanzar. Dos ejemplos en turismo lo constatan: (1) Estrategia “Pueblos Vivos”, y (2) Movimiento “Un pueblo, un producto”. Hay que mejorar algunas cosas, pero lo positivo es que numerosas iniciativas económicas locales están en marcha.</p><p>&nbsp;</p><p>Estos dos ejemplos confirman que para ampliar las oportunidades de negocios y empleos a escala local es necesario aumentar la competitividad municipal. ¿Qué es eso? Es el proceso de mejora continua en los procedimientos, regulaciones y gestiones municipales con el propósito de facilitar la labor de las empresas e incentivar la creación de inversión y empleo.</p><p>&nbsp;</p><p>Un caso práctico en este campo es el Proyecto de USAID para la Competitividad Municipal, el cual fomenta el diálogo entre municipalidades y sector privado, y ha creado el Índice de Competitividad Municipal para medir los avances en la mejora del clima de negocios para atraer inversiones y crear empleos locales www.indicemunicipalelsalvador.com</p><p>&nbsp;</p><p>En resumen, la competitividad municipal se fundamenta en la mejora continua de servicios a la empresa y la creación de confianza y transparencia entre los gobiernos locales y el sector productivo, para hacer más atractivos los municipios para el establecimiento de inversiones y negocios.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter