Lo más visto

Con los padres de hoy

Desde hace ya bastante tiempo nuestro país se halla conflictuado y atribulado en muchos sentidos. Es como si el ambiente de la convivencia se nos hubiera ido volviendo una vorágine sin escapatoria. De seguro muchos factores han incidido en ello, pero sin duda el principal es el factor humano.
Enlace copiado
Con los padres de hoy

Con los padres de hoy

Con los padres de hoy

Con los padres de hoy

Con los padres de hoy

Con los padres de hoy

Enlace copiado
Los salvadoreños nos hemos ido desprendiendo de nuestra propia identidad como tales, dejando a un lado, como en un reguero de desechos, las formas del sano convivir. Y cuando ocurre algo así hay que ir a las raíces, que están siempre en los arriates privados. En primer lugar, el arriate familiar, que se viene esterilizando de manera progresiva.

Eso incide sobre la urbanidad y las buenas costumbres, sobre el cultivo de valores y la práctica de principios, sobre la fe en el futuro y la confianza en nosotros mismos. Si la familia pierde arraigo y tiende a ser disfuncional, no hay dónde sembrar destino seguro.

Tenemos, pues, que reanimar y rehabilitar los insumos familiares, de tal manera que, en primer término, padres y madres y todos aquellos que los representen en situaciones específicas se comprometan a ser los primeros constructores de Armonía, de Convivialidad, de Autoestima, de Solidaridad y, en definitiva, de Patria.

Y es que en la familia está la clave más profunda del destino tanto individual como social. Si la familia no asume su rol, independientemente de las circunstancias que la rodeen, no hay posibilidad de desplegar vida en el auténtico y pleno sentido del término. Y es que la familia es el vivero de todas las aspiraciones y el invernadero de todas las experiencias. De ahí hay que partir a diario y hacia ahí hay también que volver a diario, en un ciclo virtuoso que sólo se detiene cuando cada quien tenga que pasar a otro plano.

Tags:

  • convivencia
  • solidaridad
  • identidad
  • patria

Lee también

Comentarios