Lo más visto

¿Con qué hacen educación...? (Parte II)

Cuando el niño nace, el neonatólogo, pediatra o ginecólogo que lo recibe lo primero que hace es pesarlo y tallarlo; ese registro se ingresa en una curva normal de crecimiento; y así cada seis meses, cada año se va monitoreando si el niño va creciendo normalmente. En educación debería suceder lo mismo...
Enlace copiado
¿Con qué hacen educación...? (Parte II)

¿Con qué hacen educación...? (Parte II)

¿Con qué hacen educación...? (Parte II)

¿Con qué hacen educación...? (Parte II)

Enlace copiado


La curva de crecimiento la establece el Currículum Nacional y los Programas de Estudio; allí se consigna lo que el estudiante debe saber. Una vez realizado el proceso de enseñanza-aprendizaje evaluamos y la nota que representa el dominio de conocimiento, comprensión y aplicación se registra.

Si los estudiantes van en la curva normal de crecimiento todo está bien, pero si están bajo o sobre la curva hay que intervenir –al igual que el pediatra interviene si nota un subregistro del peso o la talla–. Los estudiantes que están sobre la curva tienen una inteligencia excepcional y hay que guiarlos, son talentosos. Los que están bajo la curva –con notas debajo de 5, 4, 3, etcétera– tienen un déficit y no pueden seguir creciendo de modo normal...

Un niño que no ha aprendido bien a leer, a escribir u operaciones básicas de aritmética seguramente tendrá problemas en funciones más complejas del lenguaje o matemáticas, y posiblemente repita o será un desertor. Si intervenimos a tiempo y recuperamos los vacíos cognitivos seguramente tendrá éxito. Por eso el informe McKinsey (2010) señala que en los sistemas educativos con mejor desempeño a nivel mundial uno de los cuatro pilares es que “todos” los niños del sistema tienen éxito.

Pero no basta con tener docentes eficientes y motivados, recursos didácticos apropiados, buenas tecnologías, un buen ambiente de aprendizaje, alimentación adecuada y programas complementarios. Un buen sistema educativo tiene bien definida su curva de aprendizaje y esta es establecida por el Currículum Nacional.

Cuando asignamos una nota o emitimos un registro de notas de un grado escolar es el resultado de los logros del estudiante contra o versus un estándar o baremo institucional –la nota 10– ¿y qué significa 10?, o ¿qué significa que este estudiante culminó exitosamente su educación secundaria?; más nos preocupa el analizar 19 años de PAES con un promedio cercano al 50 % de logros de aprendizaje... (El promedio nacional sabe la mitad de lo que debería saber).

¿Usted permitiría que lo opere un cirujano que obtuvo nota de 5 en su materia de cirugía?, ¿le daría el contrato a un ingeniero civil que se graduó con CUM de 5?, ¿permitiría que su hijo sea educado por un maestro que obtuvo en su ECAP 5?

Como sea, creo que nuestro sistema educativo está evaluando o comparando resultados académicos contra supuestos muy subjetivos; al margen de que exista una normativa de evaluación, objetivos, descriptores, estándares o cualquier otra herramienta teórica lo importante es verificar si se cumplen los principios curriculares del sistema, sobre todo en materia de ciudadanía y ética.

Está muy bien que se mejoren los resultados de Ciencias Naturales y Matemáticas (aunque por el momento no mejoran), pero los “fines de la educación” son más que buenas notas en las cuatro áreas básicas (artículo 2 de la Ley General de Educación): desarrollo integral de la personalidad, construcción de ciudadanía democrática, combatir la intolerancia y el odio, conocer la realidad nacional e identificarse con los valores salvadoreños... ¿nota usted que esté pasando esto...?, ¿no será tiempo de dudar de lo que sucede en las escuelas? Sabemos que el tejido social está débil, pero la escuela está llamada a hacer algo.

¡Finalmente, no dejemos de leer los artículos 47, 48 y 49 de la Ley General de Educación!

Tags:

  • educacion
  • formacion
  • niñez
  • enseñanza
  • aprendizaje
  • paes

Lee también

Comentarios