Lo más visto

Conflicto Este-Oeste

El reciente bombardeo con misiles Tomahawk desde dos destructores de la Armada de Estados Unidos estacionados en el mar Mediterráneo a una base militar siria, así como el lanzamiento de “la madre de las bombas” de 10 toneladas de peso en el este de Afganistán, para destruir los túneles de los terroristas del Estado Islámico en ese país, son una evidente muestra de que el conflicto entre los países de Occidente y los países islámicos tiende a incrementarse.
Enlace copiado
Enlace copiado
Desde luego, aún no han sido olvidados los ataques terroristas ocurridos en París y otros países europeos el año pasado, que provocaron muchos muertos y heridos, que fueron atribuidos al grupo terrorista perteneciente al Estado Islámico, que se adjudicó dichos atentados.

Los países de Occidente ven con preocupación la evolución que ha alcanzado este grupo terrorista conocido también como ISIS, que fue creado en abril de 2013 a partir de integrantes del grupo terrorista Al Qaeda. ISIS ha sido considerada la organización terrorista con más recursos económicos debido al control de algunos yacimientos de petróleo y gas tanto en Irak como Siria. El Gobierno de Siria con la colaboración de Rusia ha contenido en parte el avance de este grupo terrorista. Sin embargo, el último ataque sirio supuestamente usando gas sarín a los grupos terroristas que causó muchas víctimas motivó el ataque de Estados Unidos con 59 misiles a la base militar siria antes mencionada.

Desde hace varios meses también se incorporó Rusia a los ataques aéreos en contra de este grupo terrorista que tiene entre sus objetivos derrocar al Gobierno sirio, que es apoyado por los rusos, quienes han sido criticados por el Gobierno de EUA debido a que también han ocasionado daños colaterales en otros sectores del territorio sirio con los ataques aéreos que realizan.

Pocas veces las afirmaciones de Samuel Phillips Huntington –politólogo estadounidense– expuestas en su libro “Choque de civilizaciones” han tenido tanta vigencia, como hoy en día, donde el autor de este libro pone en relieve entre otras cosas que durante la Guerra Fría los conflictos mundiales tuvieron orígenes de carácter ideológico y económico, debido a que el mundo estaba configurado en dos bloques totalmente antagónicos: el Occidental o capitalista y el bloque comunista.

Hoy en día –sostiene Huntington en su libro– ha habido un resurgimiento de las viejas civilizaciones que encuentran su identidad en el islam, el confucionismo o el budismo, religiones profesadas por países con una alta densidad poblacional en el planeta, que podrían ser la causa en el futuro próximo de diferentes conflictos bélicos.

Desde luego que las invasiones de EUA a Afganistán e Irak después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 al World Center y al Pentágono por el grupo terrorista de Al Qaeda también pueden ser consideradas como parte del “choque de civilizaciones” que describe Huntington en su libro. Además el surgimiento de la “primavera árabe” que puso fin a las dictaduras de Libia y Egipto en el norte de África, forman también parte del mismo fenómeno social expuesto por el autor que hoy comentamos.

Es previsible que los acontecimientos que están ocurriendo en Irak y Siria con la presencia en estos países del Estado Islámico, donde de alguna forma existe la participación de países occidentales para frenar su avance, se agraven con el correr del tiempo, si los países involucrados no toman las medidas adecuadas para disminuirlos, hoy que todavía podría encontrárseles alguna solución.

Los problemas geopolíticos que ponen en peligro la paz mundial siempre han existido y continuarán existiendo, si no nos preocupamos por hacer prevalecer el respeto recíproco de la soberanía de un país hacia el otro. El principio “El respeto al derecho ajeno es la paz” debería estar siempre en la mente de los gobernantes de las grandes potencias, para evitar una tercera guerra mundial que tendría consecuencias desastrosas.
 

Tags:

Lee también

Comentarios