Lo más visto

Más de Opinión

Consenso a partir del disenso

“Siempre puede llegarse a acuerdos a partir de identificar y aliar los disensos y las posiciones inamovibles de ideología o modelo. Se identificarán seguramente disensos conversables y a partir de eso pueden identificarse los temas en que puede haber diálogo y acuerdos para resolver los graves problemas”.
Enlace copiado
Consenso a partir del disenso

Consenso a partir del disenso

Consenso a partir del disenso

Consenso a partir del disenso

Enlace copiado
Todos hablan de acuerdos como imperativo para resolver los graves problemas que enfrentamos, violencia y economía a la cabeza, otros temas estructurales importantes que causan desesperanza, educación, salud, agua y combate a la corrupción entre los más visibles. A partir de las manifestaciones públicas del gobierno y del FMLN el momento no pareciera ser el más indicado para alcanzar acuerdos, su disposición no parece ser la más receptiva. Aunque hace poco anteriormente desde la presidencia han hablado de diálogo constantemente, ahora las reacciones del Gobierno culpando enemigos visibles e invisibles o cerrándose en posiciones visiblemente antipopulares crispan el ambiente y no dan la mejor sensación de que puede llegarse a acuerdos.

Sin embargo, los acuerdos siempre son posibles cuando se buscan con buena fe y de manera inteligente, o más frecuentemente cuando la necesidad lo impone y parece ser que estamos en esa situación, el país está desesperado por todos los graves problemas que mencionamos y el gobierno se encuentra acosado por la situación fiscal, por el rechazo a su impopular y poco conveniente intento de reforma de pensiones, por la exigencia y transparencia de la sociedad reforzada por los hallazgos y los señalamientos en la Sección de Probidad y las dificultades financieras enfrentadas por la mala situación económica de su financista Venezuela.

Se habla mucho de polarización. Para iniciar un diálogo con posibilidades, primero se debe entender con precisión sobre que hay polarización, ¿estamos ante dos propuestas ideológicas diferentes?, ¿ante modelos económicos diferentes, socialismo versus capitalismo?, ¿las diferencias son de énfasis más que proponer un modelo diferente?, o si es solamente herencia del pasado reciente utilizada para la disputa del poder como arma efectiva para motivar simpatizantes; el FMLN impulsando odio de clases y culpando a “la derecha” de todo, en un concepto muy difuso, y la derecha política utilizando el miedo a la tiranía y el socialismo S21. Es crucial poder identificar claramente de qué se trata la polarización fría y claramente, identificar los disensos irreconciliables entre las principales fuerzas políticas, gobierno, población y sociedad civil o por decirlo figurativamente entre un lado y otro, lo que permite identificar temas abordables para enfrentar nuestros graves problemas.

La búsqueda de consensos a partir de disensos se vuelve entonces más fácil porque se reconoce en qué posiciones hay inmovilismo total y por eliminación, donde pueden encontrarse huecos para que se filtre el diálogo como el agua que encuentra el hueco.

El Gobierno y el FMLN han declarado no creer en la alternabilidad, en cuanto a la política económica no tienen una muy clara, las posiciones visibles son negativa a recortar el gasto, seguimos gastando más de lo que tenemos y sus actos muestran que para ellos las únicas soluciones son aumento de impuestos y más préstamos. Sobre transparencia y combate a la corrupción, a pesar de que es en su gobierno que se ha aprobado la Ley de Acceso a la Información y que se ha empoderado a la Comisión de Probidad de la CSJ y se niegan a dar información, a rendir cuentas detalladas del gasto de seguridad y otros, aunque los condicione ARENA para votar por los préstamos que solicitan.

Aquí no vemos nada ideológico, solamente una posición cerrada, debiera ser platicable. Otra constante no ideológica es reaccionar descalificando como conspiración, desestabilización y hasta intento de golpe de Estado las presiones que llegan de la oposición política, de la sociedad civil amplia, de la cooperación internacional y hasta de antiguos simpatizantes. Tampoco se ve insoluble. Su posición es como la de un tigre acorralado y eso es peligroso, siempre hay que dejarle una salida al tigre para evitar situaciones fatales.

¿Quién le pone el cascabel al gato, quién identifica los disensos, busca separar los imposibles de mover y hace lo posible de lograr acuerdos?

Tags:

  • acuerdos
  • disensos
  • ideologías
  • fmln
  • alternabilidad

Lee también

Comentarios