Lo más visto

Consenso, austeridad y transparencia

Consenso, austeridad y transparencia, palabras manifestadas por el presidente de la Asamblea Legislativa, doctor Norman Quijano, las cuales dejó cimentadas. Será el eje que centrará su periodo legislativo, excelente iniciativa que hará que los ciudadanos otorguemos el beneficio de la duda a ese Órgano del Estado; ya que de todos es el conocimiento que en legislaturas recientes y anteriores, el pueblo no apostaba ni comprometía nada por los congresistas y sus respectivas gestiones.
Enlace copiado
Fidel López Eguizábal, Docente Universidad Francisco Gavidia

Fidel López Eguizábal, Docente Universidad Francisco Gavidia

Enlace copiado

Ya comenzamos a percibir que no es utopía, cuando observamos las primeras y excelentes disposiciones ejecutadas por la presidencia legislativa como son: prescindir del uso de 13 camionetas último modelo asignadas a miembros de junta directiva, disminuir el número de miembros de la junta directiva, anular el uso de vales de combustible y el oneroso seguro médico para los diputados.

Los notorios cambios que se dieron en la sesión solemne, al iniciar la nueva legislatura, son de tomarlos en cuenta, no hubo banquete, vinos y decoración extravagante, entre otras actividades protocolarias. Todo fue acorde a la situación que vive nuestro país.

Bien hecho, eso es lo que esperaba este pueblo, “austeridad”, se nota que el Dr. Quijano predica con el ejemplo. Observo que el nuevo presidente está consciente de que este país necesita ser abstinente y no despilfarrar el erario; ya que todos sabemos, hay hospitales sin medicamentos, escuelas sin techo, policías y soldados con equipo en mal estado y, sin lo necesario para repeler la delincuencia que nos azota a diario. Sería idóneo que con esos recursos que se ahorrarán se suplieran algunas de esas necesidades, y que esa misma austeridad real, como la que usted está ejerciendo, se repita en los demás poderes del Estado. No se le olvide la meritocracia y el consenso, es el clamor del pueblo.

Este año se elegirá a funcionarios de segundo grado, entre ellos: presidentes y magistrados de la Corte Suprema de Justicia, entre otros. Se verifica están realizando una elección transparente de los candidatos a magistrados.

Entre los requerimientos que deben hacer los nuevos funcionarios son: no aumentarse los sueldos, no contratar a más empleados sin justificación alguna, no utilizar los fondos públicos –vehículos, viajes y pines de oro– para uso personal o familiar. Además, no queremos más nepotismo.

La Ley de Probidad en el art. 2 es clara y manifiesta, cómo, a quiénes y cuándo se aplicará a los funcionarios y empleados públicos. La buena administración de un Gobierno depende de burócratas que sean probos. Simón Bolívar manifestó: “Los empleos públicos pertenecen al Estado; no son patrimonio de particulares. Ninguno que no tenga probidad, aptitudes y merecimientos es digno de ellos”. Ojalá haya respeto en las veinte comisiones y en cada plenaria.

Lee también

Comentarios