Loading...

Control remoto universal

Suponemos tener el control pero, sin duda, la tecnología nos ha doblado. Los que dependemos de un carro, difícilmente lo podríamos abandonar. ¡Mucho menos nuestro teléfono! Hace 30 años, las computadoras eran juguetes caros; hoy, la civilización desaparecería sin ellas.

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

¿Qué pasaría si nuestro carro, computadora o teléfono no vuelven a encender? ¡Nos daría patatús! La sociedad moderna gira alrededor de estos aparatos; los humanos hemos pasado a segundo plano. En muchos aeropuertos, hay más estaciones para recargar teléfonos que baños. ¿Un lugar sin wifi? ¡Inconcebible! Los aparatos tienen el control.

Cualquiera puede pensar, y a cada rato lo escucho, que la sobre tecnología es un desastre para la raza humana. Que ya no podemos disfrutar de nada sin tener un automóvil, ni un celular, ni una computadora. La clave es no convertirnos en víctimas del laberinto tecnológico; tenemos que ver más allá de las pantallas que nos rodean.

Sin darnos cuenta, el celular se enquistó en nuestras vidas. Hablamos, jugamos, leemos, visitamos redes sociales, buscamos en Google, bajamos app, tomamos fotos espectaculares, y las compartimos inmediatamente, nos orientamos; los que escribimos, anotamos en el celular las ideas para que no se olviden.

En fin, los smartphones son herramientas, ideadas como tecnología social, que permiten la conectividad en tiempo real con otras personas. Pero estudios muestran que un uso compulsivo de los teléfonos móviles pone en peligro nuestras relaciones sociales, provocando más aislamiento, adicción y estrés.

A mayor adicción, mayor nivel de estrés, y otras consecuencias, como caer en las garras del juego, mala adaptación psicológica, y un incremento en los conflictos familiares.

Tres cuartas partes de la población mundial ya tienen un celular, y es raro encontrar un salvadoreño, de todas las edades y clases sociales, que no tenga uno. Con la expansión del internet inalámbrico, la explosión de las redes sociales y las millones de app desarrolladas para hacernos la vida más fácil, el smartphone ha pasado de ser un simple teléfono a un gadget, extensión de nuestros deseos. Y esto, definitivamente, está cambiando la manera de relacionarnos con el mundo, desde la forma en que trabajamos y hacemos negocios, hasta el modo en que nos divertimos, tomamos fotografías, almacenamos información y pasamos el tiempo libre.

Una encuesta de Motorola, entre 2017 y 2018 preguntó a más de 126 mil latinoamericanos qué preferían renunciar durante un mes: a su smartphone o al sexo. El resultado es sorprendente: el 48 % prefiere renunciar al sexo que a su teléfono. Dicha encuesta nos informa que el 55 % de las parejas discute por el uso del celular, y en EUA el 70 % de las parejas son hipnotizadas por la pantalla de su teléfono cuando están acostadas en su cama antes de dormir. ¿Verdad que no hay duda sobre quién tiene el control?

Tags:

  • celular
  • app
  • smartphone
  • control

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines