Lo más visto

Más de Opinión

Corrupción: “pandemia” continental (I)

Enlace copiado
Juan Héctor Vidal / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Juan Héctor Vidal / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Casos emblemáticos. Por la diferencia de un voto, el Supremo brasileño ratificó el miércoles anterior el fallo condenatorio de un tribunal inferior en contra del expresidente Ignacio Lula da Silva, acusado de corrupción y lavado de dinero. Deberá pasar tras las rejas 12 años y un mes, a menos que ocurra algo providencial que modere ese castigo, antes impensable para un gobernante que sacó de la pobreza a 30 millones de compatriotas durante los ocho años que estuvo en el poder. Dos semanas antes, otra personalidad reconocida internacionalmente por su cultura, su brillantez económica y sus contactos con la realeza financiera tuvo que abandonar la presidencia de su país –Perú– después de solo veinte meses en el cargo. Igual que Lula, Pedro Pablo Kuczynsky (PPK) no escapó a los hallazgos de la operación “Lava Jato”, que empezó por descubrir los negociados entre la empresa constructora Odebrecht y Petrobras, para después descubrirse que la red de corrupción era inmensa...

De hecho, la lista de países y gobiernos enlodados es larga y se amplía cada día, pero centrar primero la atención en estos casos se justifica, entre otras razones, por el poco tiempo que media en su desenlace, la ideología política contrapuesta de sus actores, y el lugar que ocupan sus países en el contexto hemisférico.

De Lula comenzó a sospecharse cuando se descubrió la “donación” de un apartamento de lujo que le hizo la referida empresa, al concluir su mandato en 2010; pero conforme avanzaban las pesquisas, se le imputaron otros ilícitos muy graves. En el medio (marzo de 2016), su heredera política, Dilma Rousseff, trató de protegerlo nombrándolo jefe de Gabinete, acción que un juez federal suspendió de inmediato considerando que esta implicaba una prerrogativa de fuero, que solo podía ser juzgado por el Supremo. De ese tiempo hasta el desenlace final han transcurrido dos años y días, pero la justicia terminó imponiéndose, aunque tardó dos días en entregarse, después de haber permanecido refugiado en el Sindicato de los Metalúrgicos que él mismo fundó, protegido por cientos de seguidores. Qué sigue, es la pregunta que se hacen muchos.

En cuanto a PPK, su renuncia fue forzada por el juicio que le había iniciado el Congreso, después de un primer intento realizado en diciembre, que fue abortado por una jugarreta del hijo de Fujimori, quien hizo una alianza con la oposición para debilitar al principal partido opositor que lidera su hermana. El primer intento de favorecerlo tuvo éxito, pero comprometió al presidente, al dar como moneda de cambio el indulto del padre de ambos que había sido condenado a 25 años de prisión por graves delitos cometidos durante su gestión presidencial.

Sin embargo, su involucramiento con la constructora se puso totalmente al desnudo cuando diputados de su partido fueron grabados tratando de comprar otras voluntades para impedir definitivamente la investigación. Esto lo obligó a renunciar, aunque ello no impedirá que continúe una investigación constitucional. ¿Se sumará a sus antecesores por similares delitos alimentados por la constructora brasileña?

PD. Esta semana se inicia en Lima la VIII Cumbre de las Américas, cuya agenda incluye el tema de la corrupción. La participación del presidente estadounidense estará precedida de sus acciones antiinmigrantes y la militarización de la frontera con México. ¿Cómo reaccionarán sus colegas ante estas agresiones? Y él ¿se considerará un ser impoluto o se comportará como lo que realmente es?

Lee también

Comentarios