Corruptocracia, pandillocracia, narcocracia y partidocracia

Aunque algunos de los términos que forman el título de esta columna no existan en el Diccionario de la Real Academia Española, los he usado así para llamar de alguna forma a esta clase de flagelos o calamidades que se han enquistado en las sociedades actuales.
Enlace copiado
Corruptocracia, pandillocracia, narcocracia y partidocracia

Corruptocracia, pandillocracia, narcocracia y partidocracia

Corruptocracia, pandillocracia, narcocracia y partidocracia

Corruptocracia, pandillocracia, narcocracia y partidocracia

Enlace copiado
Sabemos que la corrupción es un mal endémico que se manifiesta a escala mundial, especialmente en las instituciones gubernamentales de países en vías de desarrollo, pero también en otros que han alcanzado algún grado de desarrollo. En nuestro continente, partiendo desde México hasta el Cono Sur, han ocurrido casos de corrupción, donde se han visto involucrados funcionarios públicos que se han aprovechado de sus cargos para desviar fondos del erario nacional para fines particulares o personales. Los casos más recientes como los ocurridos en Guatemala y el actual caso de la supuesta corrupción en Petrobras de Brasil, que ha puesto en riesgo el cargo de Dilma Rousseff en la presidencia de ese país, es una evidente muestra de que en cuanto a la corrupción institucional, en todas partes se cuecen habas. Pero la corrupción no atañe solamente al ámbito institucional. También es corrupto el empresario que practica la elusión y la evasión fiscal, el empresario que retiene las aportaciones del Impuesto Sobre la Renta de sus trabajadores, el que se dedica a la práctica del contrabando, etcétera. Es necesario hacer notar la importancia en nuestro país de la Sección de Probidad de la CSJ y el Instituto de Acceso a la Opinión Pública para contribuir a la erradicación de este flagelo, especialmente de funcionarios y exfuncionarios públicos que se han lucrado de los fondos del erario nacional.

Desde luego, la proliferación de la actividad pandilleril en el Triángulo Norte de Centroamérica es un fenómeno social que tiene raíces estructurales, que no se quisieron atender adecuadamente en los períodos de la posguerra que experimentaron los países centroamericanos después de las guerras civiles que padecieron, como es el caso de Guatemala y El Salvador. Cuando un fenómeno social como el caso de las pandillas logra enquistarse en la sociedad, es más difícil su erradicación, especialmente si no se ponen en práctica medidas de rescate de niños y jóvenes en situación de riesgo de ser absorbidos por estos grupos delictivos. Los esfuerzos que el actual Gobierno realiza con la puesta en práctica de las llamadas medidas excepcionales en los centros de reclusión podría ser el preludio de un largo proceso para la disminución del accionar de estos grupos dedicados a crear el caos en el país.

También es importante poner de relieve la evidente incidencia del narcotráfico en la situación caótica que experimentan los países del Triángulo Norte, que son usados por los carteles mexicanos y de otros países, como puentes o corredores logísticos para el traslado de la droga desde Suramérica, hasta su destino final en Estados Unidos y otros países. Muchos opinan que si estos carteles erogaran de sus enormes ingresos fondos para el desarrollo de obras sociales en los países por donde transita la droga, como por ejemplo la construcción de centros educativos, hospitales, canchas para deportes, talleres para capacitar a los jóvenes, etcétera, el narcotráfico podría ser visto como una actividad de beneficencia para los pueblos en vías de desarrollo. Desde luego que esto lo podrían hacer con la creación de ONG que trabajarían en forma independiente de los gobiernos, sin tratar de tener ningún tipo de injerencia con estos. Pero esto exigiría medidas recíprocas por parte de estos gobiernos para poner menos restricciones en el traslado del producto a sus destinos finales.

La partidocracia también ha contribuido a crear estancamiento en el desarrollo de los países centroamericanos. Los intereses ideológicos y partidarios de estas agrupaciones políticas han incidido negativamente en el desarrollo económico y sociopolítico de estos pueblos, cuyos funcionarios se lucran del statu quo existente, para poder obtener beneficios particulares.

Tags:

  • corrupcion
  • guatemala
  • petrobras
  • partidocracia
  • narcotrafico

Lee también

Comentarios

Newsletter