Loading...

Cortina de humo

Hay muchas cosas que se podrían decir de lo que llamaré, con o sin razón, el caso Andy Lovos. Ya se ha comentado lo suficiente sobre ello, incluso demasiado, y solo añadiré, al menos sobre el hecho en sí mismo: nadie debería sufrir ese tipo de escena.

Enlace copiado
Florent Zemmouche

Florent Zemmouche

Enlace copiado

Ahora bien, el problema es que es difícil saber lo que pasó y es fácil perder tiempo con eso. También talvez eso sea el objetivo. Uno se enreda entre tantas cosas que circulan en las redes sociales. Y es normal. Hace parte de las posibilidades que ofrece el sistema mediático, para bien o para mal, en el cual fue enviado, queriéndolo o no, el joven Lovos: atraer la atención de todos sobre un hecho escogido y a priori anecdótico. Claro que lo que pasó es importante, hay que saberlo y condenarlo. Pero también eran y son importantes, aun más importantes, noticias o elementos anteriores. Por ejemplo, gracias a Andy Lovos, se ahogó lo que podemos llamar, ahora sí, el caso Gallegos. De un diputado que piensa que la Asamblea Legislativa es su casa y el país su jardín; donde se cree todo permitido. Mentiras sobre viajes cobrados, asignación de fondos a la oenegé fantasma de su esposa, ahora nepotismo. No es la primera vez que surgen sus faltas éticas, y desgraciadamente, sin duda no será la última. Por una razón simple: nadie le dice nada. Ningún castigo, es decir, ninguna justicia.

Vemos en las redes sociales fotos de salvadoreños arrestados, por varias razones, a veces por robos, casos que no están muy lejos de lo que hace Gallegos a quien le gusta tanto denunciar a los delincuentes. La ironía de la historia es que él mismo termina por parecerse a los que critica tanto. Es un poste eléctrico en medio del paisaje político salvadoreño, y quizá no sea el único, pero sí es grande e imponente. Imposible ignorarlo, y sin duda también le ha estorbado la vista a Bukele que no ha dicho nada al respecto mientras que prometía luchar contra la corrupción para ser diferente de "los mismos de siempre".

Bukele tampoco se ha pronunciado sobre otros temas, esenciales, que merecen sin lugar a duda una reacción. Debemos saludar la caída de las cifras de homicidios. Cómo no; quería escribir sobre eso hace varias semanas y por ello no lo hice: ¿por qué criticar algo que parece funcionar? Justamente, porque solo parece funcionar. Porque lo que se hace ahora es solo aplicar una curita que aún no se cae. Por supuesto, no quiero que se caiga, pero se caerá pues lo que se necesita de verdad es una operación. ¿De qué está hecho ese parche?

No más fotos ni videos, no más cortinas, porque en las bambalinas algo no nos dicen; se necesita un verdadero trabajo, denso y profundo, en el terreno, ahí donde no llega Twitter. No es porque se baja el número de homicidios que se mejora la seguridad. No es porque matan menos que la inseguridad desaparece. Uno aún no se siente seguro en El Salvador, y es precisamente ese sentimiento, ese ambiente, esas posibilidades permanentes, crímenes en potencia que por tanto ya son crímenes, que hay que erradicar; las maras ahí siguen, las pistolas ahí están, la violencia también. Es el problema de las soluciones-Twitter: son frágiles, efímeras, restringidas. No han restaurado las ruinas, o construido algo, solo han pintado la fachada del edificio. No hay programa, horizonte ni vista a largo plazo. En Twitter no hay pasado ni futuro. Ni memoria ni previsión. El tema es demasiado grave para no tomarlo en cuenta.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Andy Lovos
  • Gallegos
  • Bukele
  • Twitter
  • seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines