Lo más visto

Más de Opinión

Coyuntura electoral, la derecha salvadoreña

“De una forma u otra ARENA competirá con Bukele y el FMLN, para ganar necesita 1.5 millones de votos y con los suyos no es suficiente. Tienen que trabajar a todos los suyos, tibios o reticentes y lograr adeptos entre los indecisos. No deben hacer cuentas alegres ni creer que la tienen fácil”.
Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Después del 4 m, el FMLN perdió muchísimos votos, alcaldías y escaños en la Asamblea, que dominó la última década, aliado con GANA y votos frecuentes del PCN y PDC, con episodios vergonzosos de transfuguismo. Quedó reducido a casi irrelevante en ese órgano. Los resultados, graves, pero más grave el desencanto de sus votantes por la desastrosa gestión de dos gobiernos y por haberse convertido en lo que en sus orígenes los llevó a protestas y guerra. Fueron más excluyentes y más corruptos que los militares.

Con escasas excepciones se aprovecharon del Estado, masiva contratación de allegados y parientes, malversación de fondos, defraudación de grandes proporciones, protegieron a sus supuestos corruptos: Funes, Reyes y Merino, perseguidos por la justicia nacional o internacional.ARENA, el ganador en resultados legislativos y alcaldes, también fue castigado al perder votos; una señal clara de que hay cosas que deben cambiar para retener a sus votantes, y más allá, para ganar una presidencial, debe lograr 1,500,000 votos, que no le alcanza con los propios, debe conservar a los tibios y atraer indecisos.

Celebraron por primera vez elecciones primarias con voto secreto, algo muy bien visto por la población. Ganó el que siempre estuvo con ventaja amplia en las encuestas y, a mi criterio, el adecuado; porque era el único con posibilidades de ganarle a Bukele y al FMLN juntos, y capaz de hacer un buen gobierno. Pero hay alguna desunión y falta mayor conexión con todos los suyos para inyectarles mística y entusiasmo.

Para cálculos electorales deben prepararse para competir con Bukele, que correrá con su bandera o con un partido establecido. Está complicado con la inscripción, pero corre solo o con otro partido. De todas formas un partido sin estructura territorial no gana una presidencial. También está complicado por los malos manejos en las alcaldías de Nuevo Cuscatlán y San Salvador. Su único impedimento sería si alguno de esos procesos prospera y es condenado. Así que para efectos prácticos, ARENA se enfrentará a él y al FMLN de una forma u otra.

La llegada de Hugo Martínez en elecciones obligadas por las bases le recuperará algunos votos al Frente; sin embargo, ser funcionario de los dos gobiernos le crea sus anticuerpos, aunque afuera y adentro es el mejor visto de ellos. El Frente tiene una estructura territorial poderosa, recuperará votos. ¿Acogerá a Bukele?, ¿le gustará a los militantes de ambos?

ARENA no la tiene fácil

Es curioso que la gente que está supuesta a votar por ARENA, de clase media para arriba, al conversar sobre lo reñido que puede ser el duelo y lo desastroso que podría resultar un gobierno de Bukele, a partir de lo visto en sus gestiones y su discurso, inicia atacando a los suyos: “Si ARENA no se pone las pilas nos ganan”. Mala actitud, al preguntar si ellos pueden ser parte de ARENA, si contribuyen con trabajo o económicamente, has hecho algo o lo harías para lograr esa puesta de pilas, la respuesta es evasiva o no, y siempre hay algo que les molesta del COENA, de Norman, de otros. Esa reacción absolutamente visceral no debiera caber en personas con alguna sensatez, a menos que quieran manejar a ARENA, que no es el momento.

Por otra parte, al conversar con algunos dirigentes me dejan la sensación de que sienten que todo está bajo control, todo azul, todo suave. Esa no es la percepción de gente inteligente y pro ARENA con quien converso, ni la mía debo decir, hay mucho que arreglar y cosas nuevas que hacer.

Es urgente atender ese problema de desconexión con ese amplio sector que debiera alinearse con gusto y trabajar en pro. Acercamiento y diálogo, mostrase más. Cuando sepamos lo que planean escribiremos sobre eso con mucho gusto.

No se debe hacer cuentas alegres.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines