Lo más visto

Más de Opinión

Crecimiento de El Salvador, detrás del porcentaje está el reto

En el año 2012, El Salvador tuvo el reto de lograr un crecimiento entre el 2% y el 3% del Producto Interno Bruto (PIB); sin embargo, la dinámica de la economía nos demostró que estábamos ante un escenario en el que lograr dicha tasa de crecimiento no era posible.
Enlace copiado
Crecimiento de El Salvador, detrás del porcentaje está el reto

Crecimiento de El Salvador, detrás del porcentaje está el reto

Crecimiento de El Salvador, detrás del porcentaje está el reto

Crecimiento de El Salvador, detrás del porcentaje está el reto

Enlace copiado
Pero, ¿por qué plantearse como nación una meta de crecimiento económico? Los gobiernos establecen proyecciones de variables macroeconómicas como estrategia para cumplir con objetivos generales del libre desarrollo económico de los individuos, además se puede demostrar ser un país confiable para obtener beneficios que posibiliten tener o negociar acuerdos con organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) que brinda créditos a un corto plazo bajo condiciones anteriormente estipuladas (nivel de crecimiento económico, empleo e inversión por mencionar algunos) con el país en cuestión.

Y es así como se vuelve necesario para El Salvador plantearse una meta de crecimiento económico, al ser un país en vías de desarrollo no puede permitirse no tener estos acuerdos o, en todo caso, perderlos. A escala centroamericana, El Salvador, a pesar de sus esfuerzos, se ha quedado atrás con un 1.3%, mientras hay ejemplos de avances en la región como Costa Rica con un 4.8% y Nicaragua con 3.6%.

El problema con El Salvador es que es una economía vulnerable que fácilmente puede tener una desaceleración económica por factores internacionales. Los aspectos que contribuyen son similares a los vividos en 2012: crisis en Europa o la Eurozona, Crisis en Estados Unidos, además de otros factores internos que disminuyen aún más las posibilidades de llegar a un buen porcentaje, entre ellos la inestabilidad política, la inseguridad jurídica y la poca atracción para Inversión Extranjera Directa (IED).

Pero, ni el Gobierno ni los que conforman la sociedad nos podemos dar por vencidos, es necesario replantearnos la meta, será que buscamos mejorar porcentajes o realmente queremos mejorar las condiciones de los verdaderos rostros que existen y viven detrás de esos números fríos, que nos demuestran al mundo como un país vulnerable. ¿Acaso nos hemos planteado esta pregunta cuando hablan de cifras de aumento o disminución de educación, seguridad alimentaria o pobreza?

Los gobiernos que se encuentran dirigiendo deben buscar una estrategia nacional, una visión de país objetiva e integral que permita no solo dinamizar la economía a través del apoyo a los sectores económicos, sino además buscar el trabajo en conjunto con una sociedad que exige más espacios para aportar y sobre todo para realizar acciones donde no solo el factor económico está en juego para mejorar las condiciones de una comunidad, de un municipio, de un país.

Existen jóvenes salvadoreños que se encuentran en la búsqueda de propuestas y acciones que persigan el bienestar social y que logre distribuir las oportunidades a los individuos. Jóvenes que se han dado cuenta de que detrás de tanto número, porcentaje o índice que define un país, están los verdaderos retos que hay que cumplir y familias vulnerables por falta de opciones.

¿Acaso los actores públicos no se han dado cuenta del capital humano que se encuentra trabajando en las diferentes organizaciones buscando la conciencia social y el verdadero crecimiento del país? ¿Le daremos la oportunidad a El Salvador construyendo un verdadero tejido social?

Tags:

  • crecimiento economico
  • Andrea Arbizu
  • tasa de crecimiento
  • Fondo Montenario Internacional

Lee también

Comentarios